Jesús y la ONU: sobre la Erradicación de la Pobreza

por | Oct 17, 2019 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

Jesús y la ONU – Día Mundial para la Erradicación de la Pobreza (10/17)

El 17 de octubre se celebra el Día Mundial de las Naciones Unidas para la Erradicación de la Pobreza, que nos llama a trabajar para superar la pobreza. Pero, ¿de qué sirven todos nuestros esfuerzos para lograr un cambio sistémico? Después de todo, en tres lugares diferentes Jesús nos dice «los pobres siempre estarán con vosotros» (Mt 26,11, Jn 12,11 y Mc 14,7).

Muchos entienden que esto significa que a) nunca podremos terminar con la pobreza, b) es el papel de los cristianos, no del gobierno, tratar de cuidar a los pobres, o c) Jesús, en lugar de los pobres, debe ser nuestra preocupación.

Debo admitir que la pregunta ha estado durante mucho tiempo en el fondo de mi mente, especialmente a la luz del empuje de la Familia Vicenciana del Cambio Sistémico. Sin embargo, hace poco leí «Understanding «the poor will always be with you.» [Comprender que «los pobres siempre estarán con vosotros»]. Me ayudó a darme cuenta de que Jesús estaba diciendo todo lo contrario de las interpretaciones anteriores. El autor señaló que no entendemos la cuestión cuando leemos el pasaje desde nuestro propio contexto histórico.

Creemos que entendemos lo que Jesús está diciendo, pero no lo entendemos.

En primer lugar, una rápida observación… La palabra «Madonna» evoca imágenes muy diferentes en todo el espectro de edad. Para cualquiera que alcanzara la mayoría de edad antes de los años 80, Madonna significaría claramente la Madre de Jesús. Para aquellos que alcanzaron la mayoría de edad después de los años 80, la asociación más frecuente es con Madonna, una artista que siempre está rompiendo esquemas. Nuestra experiencia cultural condicionada por el tiempo nos conforma y a nuestra comprensión de las palabras.

Algo similar sucede con las palabras de Jesús sobre la pobreza. Cuando leemos que Jesús dice: «Los pobres estarán siempre con vosotros», lo leemos sin ser conscientes de la mentalidad de la gente del tiempo de Jesús.

Los judíos de los días de Jesús habrían entendido ese pasaje a la luz del contexto en el que crecieron. Habrían reconocido inmediatamente las palabras como una cita del libro de Deuteronomio. El capítulo 15 del libro de Deuteronomio explica que si la gente sigue los mandamientos de Dios no habrá pobreza. De hecho, este pasaje expone las prescripciones del Sábado y del Jubileo que se dan para que el pueblo de Dios sepa qué hacer para asegurarse de que no hay pobreza, que la generosidad de Dios es disfrutada por todos. Concluye que, debido a que la gente no sigue lo que Dios ha dispuesto, «nunca dejará de haber algunos necesitados en la tierra» (o «los pobres siempre estarán contigo»), y por eso, es nuestro deber para con Dios «abrir la mano al prójimo pobre y necesitado».

Ellos habrían sabido que Dios tenía otro programa para tratar la pobreza. En lugar de vender algo valioso y donar el dinero a los pobres, el pueblo de Dios debía estar organizando su sociedad para llevar a cabo el Jubileo. ¿Cambio sistémico?

Volviendo a Deuteronomio 15 y al pasaje de Mateo 26, Jesús está demostrando que la pobreza no tiene por qué existir, y por lo tanto que los pobres no necesitarán préstamos ni caridad, si la gente siguiese las leyes y los mandamientos de Dios, especialmente a través de vivir el «Año Sabático» y el «Jubileo».

Por lo tanto, Jesús está criticando a los discípulos con este eco de Deuteronomio 15:11, donde se establece que la pobreza es el resultado de la desobediencia de la sociedad a Dios y de seguir las leyes y los mandamientos del imperio.

Jesús nos desafía

En lugar de que Jesús nos abra el paso hacia la pobreza, está lanzando un profundo desafío.

El autor continúa:

Creo que hay una crítica de cuatro niveles de la caridad de las Escrituras y de las enseñanzas de Jesús que se encuentran en Mateo 26:

    • ideológica (desafiando la creencia de que la caridad demostraba lo mucho que los ricos se preocupaban por los pobres),
    • política (mostrando cómo el patrocinio realmente ayudó a los ricos a ganar una base política y sus seguidores),
    • espiritual/moral (explorando cómo la caridad y el patrocinio están directamente relacionados con la religión del estado, el culto imperial y las expresiones religiosas que realmente justifican la desigualdad), y
    • material (explicando cómo la caridad, la beneficencia y el mecenazgo hacían que los ricos tuviesen más dinero y, al mismo tiempo, no satisfacían las necesidades de los pobres).

De hecho, ¡es una reflexión muy provocadora!

Alimento para el pensamiento

¿Da lo anterior otra base bíblica para el énfasis de la Familia Vicenciana en la colaboración y el cambio sistémico?

¿Cuántas otras palabras de Jesús malinterpretamos porque no conocemos los patrones de pensamiento de la gente de su tiempo?

¿Es esta la razón por la que el papa Francisco califica la Biblia como un libro peligroso?

Esta es una versión adaptada de una entrada que apareció originalmente en VincentiansUSAEast

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This