En el Evangelio de Lucas, la parábola del «Hijo pródigo» sigue a las de la oveja y la moneda perdidas (Lc 15,1-10). Las otras historias podrían sugerir que la lectura puede detenerse después de que el padre da la bienvenida al hijo menor a casa (las otras parábolas terminan con la celebración), pero eso sólo cuenta la mitad de la historia de la más famosa parábola de Jesús. Escucha atentamente (otra vez) la primera línea de la parábola:  «Un hombre tenía dos hijos». Hasta que no se escuche la historia de ambos hijos, el relato no puede llegar a su fin ni ser entendido apropiadamente.  Esta narrativa concierne a toda una familia y no simplemente a una relación padre-hijo. En esta reflexión, permítanme extraer una sencilla lección de la relación entre los dos hermanos.

Comenzando por el hermano menor, observamos que ¡nunca menciona a su hermano mayor! Si todo lo que tuviéramos fuera la historia del segundo hijo, podríamos incluso suponer que ni siquiera existía un primer hijo. Se podría considerar que los sentimientos de su hermano mayor no le conciernen. Eso ciertamente encajaría con el carácter egocéntrico de sus acciones. Ni siquiera considera los efectos de sus acciones en su hermano. Este hermano mayor no tiene lugar en su visión del mundo.

Sin embargo, cuando escuchamos el relato del hermano mayor encontramos la perspectiva opuesta: ¡no puede dejar de pensar o hablar de su hermano menor! Observe cómo el hermano mayor presume ante su padre de saber qué tipo de vida había llevado el hijo menor: «ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas». El hermano mayor no tiene ninguna duda de qué clase de persona es este joven y de lo que es capaz, y pronuncia sus acusaciones con valentía y confianza, aunque sin ninguna prueba. También se niega a reconocerlo como su hermano, refiriéndose a él como «ese hijo tuyo» mientras habla con su padre.

Hay un verdadero resentimiento (¿herida?) en la voz de este hijo mayor pronuncia palabras que muestran su enojo, no sólo con el hijo menor, ¡sino también con el padre! La interacción de las relaciones es educativa. Note que el primer hijo ni siquiera se dirige a su padre como «Padre», lo cual es algo que el segundo hijo hace con confianza.

Cuando leemos sólo la primera mitad de la historia sobre el hijo menor que regresa a los brazos acogedores de su padre que espera, perdona y ama, podemos identificarnos en el papel del niño arrepentido. Conocemos nuestra necesidad del amor de Dios y nuestro deseo de estar reunidos en su seno. Podemos imaginarnos a nosotros mismos como ese niño pródigo, ¡como deberíamos! Sin embargo, cuando leemos la segunda mitad de la historia, ¿cambiamos los papeles? Ahora, ¿asumimos el lugar del hijo mayor que se enerva ante el cuidado prodigado al hermano que no lo merece? ¿Comprendemos, al menos en cierto modo, la posición del hermano mayor y encontramos que sus acusaciones tienen mérito? ¿Las palabras «No es justo» flotan en nuestro pensamiento y nuestras reacciones? Su enojo con el padre no es totalmente extraño para nosotros. ¿Crees algunas de estas mismas cosas?

He encontrado este útil pensamiento:

“Una de las cosas más difíciles del mundo es dejar de ser el hijo pródigo sin convertirse en el hermano mayor” (John Ortberg Jr., The Life You’ve Always Wanted [La vida que siempre has querido]).

Cuando consideramos nuestra necesidad de perdón y arrepentimiento, los pensamientos y acciones de estos dos personajes pueden tener un lugar. Vicente y Luisa sabían cómo podían crecer en una «familia». Nosotros también deberíamos.

«Apreciad, ayudaos y soportaos las unas a las otras, mostrando respeto mutuo. Os pido, queridas Hermanas, que actuéis así, sin quejaros ni murmurar, sin contradeciros ni regañaros, porque, ¡ay! sería una gran lástima que os ofendierais unas a otras» (San Vicente de Paúl,A las Hijas de la Caridad en Varsovia, 20 de julio de 1654).

“Sé que todas tenemos defectos y yo más que nadie. Sin embargo, el apoyo que nos debemos las unas a las otras debe evitar que nos demos cuenta de las debilidades de nuestras hermanas, excepto si somos capaces de ayudarlas» (Luisa de Marillac)

Pin It on Pinterest

Share This