El concepto de ser miembro de la Familia Vicenciana mundial.

MI VISA VICENCIANA ESTÁ AL DÍA. ¿Y LA TUYA?

Yo, como tú, soy muy consciente de los pasaportes, visas, fronteras, estatus migratorio y todas las palabras y barreras de seguridad asociadas, en estos días. Me sentiré contenta de tener doble nacionalidad, cuando el Reino Unido abandone la Unión Europea, el 31 de octubre. Este verano me sentí muy irlandesa-britanica-europea en los Estados Unidos de América, ya que la gente pasó de especular sobre BREXIT a disfrutar hablando de sus antepasados. Un aspecto sobre el que no fue necesario especular fue sobre nuestro carisma vicenciano y cómo se desarrolló en la variedad de misiones ofrecidas por la variedad de miembros.

Me sorprende cuántas y variadas son las formas en que colaboramos y encontramos maneras de «ajustar» nuestro carisma fundacional. Los fundadores de las más de 150 ramas de la Familia Vicenciana en todo el mundo estarían encantados de ver cómo se aplican sus principios a diario.

Cuando nos encontramos, no podemos evitarlo. Hablamos «en vicenciano». Valoramos y recordamos nuestras raíces. Somos hijos de Vicente, viviendo y actuando en misión sobre los «signos de los tiempos».

La variedad de nuestras misiones incluye la participación activa e influyente en el trabajo pionero en las Naciones Unidas de Nueva York, de nuestra ONGs voluntarias de AIC y de la Sociedad de San Vicente de Paúl, que trabajan junto con la Congregación de la Misión, la Fundación Hijas de la Caridad y la Fundación Hermanas de la Caridad, cuya misión es trabajar por la justicia social para las personas necesitadas.

Al otro lado del East River, en Brooklyn, la vibrante parroquia multicultural vicenciana de San Juan Bautista está presidida y administrada por el P. Astor Rodríguez, CM. Naturalmente alegre y dotado de maravillosas habilidades para relacionarse, el P. Astor se concentra en el presente positivo, y aparca los problemas del turbulento ambiente, ¡así que su gente da testimonio con alegría y esperanza!

Así pues, ¿es esto algo singular? ¡En absoluto! En Macon, Georgia, las Hijas de la Caridad viven y trabajan en la parroquia franciscana de San Pedro Claver. Dirigen y gestionan la escuela, la parroquia y el Centro de Día para las personas sin hogar, que a su vez forma parte de la red internacional de refugios para personas sin hogar de Depaul. La Hna. Elyse Staab, DC, ex visitadora, facilita tanto a las afiliadas locales como nacionales la formación espiritual tanto para la SSVP nacional como para las Damas de la Caridad y la formación de una nueva Postulante

 

Los vicencianos nunca se retiran: ¡se metamorfosean como las mariposas!

En Cincinnati, mi recepción como nueva Asociada de las Hermanas de la Caridad marca un momento conmovedor en mi vida vicenciana. El concepto de Asociados y Afiliados es numéricamente fuerte, y según el Global Sisters Report se encuentra en un punto de inflexión en relación con los religiosos consagrados. ¿Se sienten los laicos dependientes de los religiosos o totalmente iguales en nuestra misión conjunta? Esta confianza en los laicos es necesaria para la continuidad de nuestro carisma, más allá de la vida presente de los miembros religiosos.

La visita a las Hermanas de la Caridad de Kentucky de Nazaret me demostró cómo una nueva Diócesis de Bardstown, en un país en desarrollo del siglo XIX en los Estados Unidos, valoraba a estas mujeres que trascienden las dificultades – ¡pioneras todas!

Mi viaje de descubrimiento y contemplación sobre el desarrollo de la Familia Vicenciana mundial se completó en Alabama. Aquí encontré el segundo retrato del P. Thomas Judge, en el Santuario de la Santísima Trinidad en Fort Mitchell. Siendo sacerdote de la Congregación de la Misión hasta el final, P. Judge creó una orden de laicos en la Parroquia de San Juan Bautista, Brooklyn, para llevar a cabo la misión, que a su vez se convirtió en el Cenáculo Misionero de la Santísima Trinidad, entre cuyos miembros hay tanto laicos como consagrados. Un rebelde o un profeta: ¡tú eliges!

Los líderes de estas ramas estarán entre los 150 que se reunirán en Roma para FAMVIN 2020 en la primera reunión de líderes de la Familia Vicenciana. ¿Estarás viendo la retrasmisión en directo, para ver de primera mano cómo «hablamos vicenciano»? ¿Cómo afectará este encuentro, a ti y a tu misión?

  • ¿En qué rama del árbol está tu hoja? ¿Ves las ramas más allá de las tuyas? Tal vez eres uno de los 2 millones de vicentinos no vinculados a ninguna rama. Tú también estarás representado en FAMVIN 2020 Roma.
  • ¿Sientes que atado a una rama o están las otras ramas y el árbol más grande también en tu punto de mira? Tal vez podrías investigar el trabajo de otras ramas y considerar colaborar con ellas.
  • Haz que las raíces de nuestros fundadores alimenten tu misión actual, tanto espiritualmente como en materialmente. Tal vez el acceso a la sección de formación de FAMVIN mejore tu experiencia.

 Dee Mansi es seglar, miembro de AIC, de la Comisión de Colaboración Vicenciana, del Comité Ejecutivo de la Familia Vicenciana y de la Asamblea de DePaul; Directora de escuela jubilada, inspectora de escuelas y profesora de liderazgo en educación. Dee es irlandesa, vive en Londres con su marido y su hijo, y viaja por Europa y por todo el mundo.

 

Pin It on Pinterest

Share This