En enero de 2020, Roma acogerá el encuentro de Superiores Generales y Presidentes de la Familia Vicenciana. Continuamos con nuestra serie de entrevistas a los protagonistas, con la siguiente entrevista con la señora Alicia Duhne, Presidenta Internacional de la Asociación Internacional de Caridades (AIC).

¿Cómo y cuándo tuvo lugar su fundación?

La Asociación Internacional de Caridades (AIC), antes nombrada Cofradías de la Caridad, fue la primera iniciativa fundada por san Vicente de Paúl, en 1617.

Todo inició en Châtillon hace más de 402 años…

Un domingo de agosto del 1617, durante la misa, san Vicente hace un llamado a sus feligreses para que socorran a una familia enferma muy necesitada. Numerosas mujeres responden esa misma tarde, visitándola y aportándole ayuda.  A los tres días, el 23 de agosto de 1617, maravillado ante tanta generosidad y sintiendo la necesidad de organizar esa ayuda para que sea más eficaz y perenne, san Vicente anima un primer grupo de mujeres a crear una asociación con el fin de asistir espiritual y corporalmente a los más necesitados.  El 8 de diciembre de 1617 se reconoce de manera oficial ese primer grupo fundado, que fue llamado Cofradía de la Caridad.

¿Cómo refleja la Asociación Internacional de Caridades el carisma vicenciano?

Trabajamos día a día para imitar el estilo que tenía san Vicente, por esto los voluntarios AIC, presentes en cada uno de los centros de los 53 países, desarrollamos acciones directamente con los destinatarios en respuesta a las necesidades de sus comunidades, alentando el descubrimiento de las fortalezas de cada uno. Se trata principalmente de acciones de educación, de salud y de reinserción social, por supuesto sin olvidar el aspecto espiritual.

La pertenencia a una red internacional fomenta el intercambio de experiencias y buenas prácticas, aumenta sinergias y favorece complementariedades, lo cual permite luchar de manera global contra las pobrezas.

También seguimos las huellas de san Vicente denunciando las injusticias y suscitando acciones de presión sobre las estructuras de parte de la sociedad civil ante quienes toman las decisiones, teniendo como meta erradicar las causas de la pobreza.

Esperanzas y expectativas para el carisma vicenciano a medida que nos acercamos a la reunión de los líderes de la Familia Vicenciana, programada para enero de 2020, en Roma.

Estamos muy emocionadas con este encuentro, pues pensamos que «la unión hace la fuerza» y que, por esta razón, estamos seguras de que al compartir nuestras experiencias de la práctica de nuestras acciones vicentinas podremos enriquecernos mutuamente con este increíble evento.

Pin It on Pinterest

Share This