Evangelio y Vida para el 8 de septiembre de 2019

por | Sep 8, 2019 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“Si alguien viene a mí…”

Sab 9, 13-19; Sal 89; Fil 9-10. 12-17; Lc 14, 25-33.

Jesús plantea las exigencias del discipulado: Preferir las cosas del Señor, amarlo más a Él que a la familia, cargar con la cruz, discernir para asumir el compromiso de seguirle, medir las fuerzas, tener en cuenta los recursos para cumplir con la misión y renunciar a los bienes.

Amar más al Señor no significa desentenderse de la familia, por el contrario, para cada discípulo será en el seguimiento de Cristo donde aprenderá a amarla, como Él amó a su propia familia, tanto como para someterse a su autoridad en los primeros años de su vida y sin perder el amor por ellos, dejarles en el momento justo para entregarse por entero a la misión encomendada por su Padre.

Así, Jesús nos muestra el camino: la infancia es el tiempo de aprendizaje de los valores y enseñanza de la primera familia, pero al llegar a ser adultos, nos integramos a una familia más grande y compleja en la que debemos construir una nueva sociedad, basada en las exigencias del seguimiento de Jesús.

Señor, enséñame a amar a mi familia como tú amaste a la tuya, para seguirte con libertad y en fidelidad.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Jesús Plascencia Casillas C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This