El mantra del entrenamiento activo de tiradores – Corre, escóndete, lucha

[Comencé este post dos días antes de los eventos en El Paso, Dayton, y los números de otros tiroteos masivos que aparentemente no fueron tan impactantes para los medios de comunicación. Rezo sinceramente por todos los involucrados.]

Antes de El Paso, había empezado a escribir sobre algo por lo que estoy agradecido…. creo. También es algo para lo que nunca soñé que tendría que entrenar. Me refiero al «Entrenamiento activo de tiradores» y su mantra de «Corre – Escóndete – Lucha». Vivo en una institución relativamente grande adyacente a un gran santuario público. Nos pidieron que participáramos en la preparación para lo impensable… una situación de tirador activo…. Cuando digo «nosotros», me refiero no sólo a todos los que viven aquí y trabajan aquí, ya sea de día o de noche. También incluye a los vendedores que visitan regularmente las instalaciones.

La capacitación se había realizado en colaboración con la policía local y consultores de seguridad. Fue exhaustiva, informativa y… espero que nunca tenga que ser puesta en acción. Pero estoy seguro de que la mayoría de la gente de El Paso nunca pensó que les podría pasar a ellos.

Una reflexión no intencionada sobre huir, esconderse y pelear.

Hubo un subproducto involuntario que nunca vi venir hasta unos días después del entrenamiento del tirador activo. Estaba hablando con el P. Tom Mckenna, un colaborador habitual de esta web. Acababa de completar su entrenamiento de tirador activo. Bromeando, le dije que tal vez podría hacer una reflexión basada en el mantra de correr, esconderse, pelear. Las palabras apenas salieron de mi boca cuando me di cuenta de que las había transpuesto a otra clave. Corre, escóndete y lucha: ¡qué metáfora de nuestra resistencia a Dios! Mi mente comenzó a reflexionar sobre mi propia relación con Dios y las veces que resistí a Dios!

Ilustraciones de cómo corremos, nos escondemos y luchamos contra Dios

Cazador del Cielo

Le huía noche y día
a través de los arcos de los años,
y le huía a porfía
por entre los tortuosos aledaños
de mi alma, y me cubría
con la niebla del llanto
o con la carcajada, como un manto.
He escalado esperanzas,
me he hundido en el abismo deleznable,
para huir de los Pasos que me alcanzan:
persecución sin prisa, imperturbable,
inminencia prevista y sin contraste.
Los oigo resonar… y aún más fuerte
una Voz que me advierte:
-«Todo te deja, porque me dejaste».

Texto completo.

Adán y Eva en el Jardín del Edén

Cuando oyeron la voz del Señor Dios que se paseaba por el jardín a la hora de la brisa, Adán y su mujer se escondieron de la vista del Señor Dios entre los árboles del jardín. El Señor Dios llamó a Adán y le dijo: «¿Dónde estás?». Él contestó: «Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo, porque estaba desnudo, y me escondí» (Gen 3,8-10).

Pedroi se niega a que le lave los pies.
Pedro le dice: «No me lavarás los pies jamás». Jesús le contestó: «Si no te lavo, no tienes parte conmigo». (Jn 13,8).

¿Cuándo he corrido y me he escondido de Dios en mi vida?

¿Cuándo pensé que tenía que ganarme el amor de Dios?

Pin It on Pinterest

Share This