La Familia Vicenciana en la ONU dedica una gran cantidad de energía al problema de la falta de vivienda en todo el mundo, que está siendo el objetivo compartido durante los últimos años.

Con la celebración del Foro Político de Alto Nivel (HLPF) esta semana, seguimos comprometidos con nuestro objetivo compartido, hablar con los Estados Miembros sobre la realidad de las personas sin hogar y el impacto que tiene en las personas que lo experimentan.

Hemos preparado “Puntos de conversación” para guiarnos en nuestra defensa, gracias a dos pasantes muy brillantes y capaces, Joanna Padgett Herz y Brian Wilson.

Estaremos vinculando los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) con la crisis de la falta de vivienda en todo el mundo mientras presionamos a favor de las personas sin hogar en todo el mundo. www.sustainabledevelopement.un.org

Si bien nuestro trabajo en la ONU continúa, puede volverse abstracto fácilmente. Hablamos en términos de cantidad de personas que viven en la calle o en viviendas de calidad inferior. ¿Cómo definiremos la falta de vivienda? ¿Incluiremos a los «couch surfers» [personas que duermen en el sofá de la casa de algún familiar o amigo], las familias hacinadas en espacios reducidos? ¿Cómo podemos estar seguros de que todos los países están utilizando el mismo método al contar? ¿Y cómo estaremos seguros de que están dando respuestas honestas, sin temor a la vergüenza?

Como vicencianos, nos esforzamos por ser la voz de los sin voz. Queremos conocer el dolor y el sufrimiento de primera mano, para llevarlo a los más poderosos, para establecer un sistema más justo. Creemos en las palabras de San Vicente de Paúl: «No hay caridad que no esté acompañada por la justicia».

Y en palabras del Beato Federico, «El orden de la sociedad se basa en dos virtudes: la justicia y la caridad».

Nuevamente, en palabras del Beato Federico, “el conocimiento del bienestar social y la reforma debe aprenderse no solo de los libros ni de la plataforma pública, sino al subir las escaleras hasta la buhardilla del pobre, sentado junto a su cama, sintiendo el mismo frío que lo traspasa. Cuando se han examinado estas condiciones en todas las diferentes partes del país, es solo entonces que conocemos los elementos de estos problemas formidables».

Aprendemos sobre la pobreza a través de nuestra propia experiencia o al estar con las personas que la experimentan.

Escribo esto para decir que somos la Familia Vicenciana en las Naciones Unidas, puede ser un trabajo emocionante, reunirse con Embajadores, ex Presidentes y ex Primeros Ministros. Uno podría sentirse abrumado por el «glamour» de todo esto, si no fuera por nuestras raíces vicentinas, nuestro carisma. Y nuestro amor a Dios y a su pueblo.
Toda su gente.

Recientemente me invitaron a pasar el día con una mujer sin hogar, Iris. Iris ha estado trabajando con nosotros en la ONU, como la voz de las personas sin hogar en la ciudad de Nueva York. Iris ha hablado en un par de reuniones de la ONU recientemente. Es cálida y amigable, con su perspectiva única nos puede decir exactamente lo que significa estar sin un hogar al que ir. La invitación de Iris fue pasar unas horas en su reunión semanal de intercambio de fe. Asistieron alrededor de 20 personas, todas sin hogar o formalmente sin hogar.

El amor y el Espíritu Santo eran palpables. En una habitación llena de desconocidos, me saludaron como a una hermana perdida hace mucho tiempo. Fui amada, respetada y alimentada, tanto en el cuerpo como en el alma.

La razón por la que te digo esto es simple. Soy miembro de la Sociedad de San Vicente de Paul, represento a la SSVP en las Naciones Unidas, como parte de la Familia Vicenciana.

Sin la base de mi contacto diario con aquellos a quienes servimos, no podría ser un representante exitoso en la ONU. Permanecer cerca de nuestro carisma vicenciano me mantiene en el camino correcto, me permite caminar con los dos pies, la justicia y la caridad.

Al estar cerca de aquellos a quienes servimos, estamos hablando en sus voces cuando surge la oportunidad de hablar con personas en autoridad. Conociendo a Iris, estoy pensando en ella cuando hablo de personas sin hogar. Y de manera similar, cuando hablamos de educación, tenemos en nuestro corazón a los hijos de familias que sufren de pobreza extrema. Ser vicencianos nos da el don de hablar desde la experiencia, si no la nuestra, hasta la de las personas que visitamos.

Me siento bendecida por esta gran oportunidad de servir en la ONU, pero no pasa un día sin que sea consciente de la gran responsabilidad que conlleva.

Pattie Hughes, SVdP


Tags:

Pin It on Pinterest

Share This