La Sociedad de San Vicente de Paúl en Canadá celebró su Asamblea General Anual (AGA) en Windsor (Ontario), del 19 al 22 de junio de presente año. He disfrutado asistiendo a muchas de estas reuniones anuales en los últimos 20 años y me sigue inspirando el amor y la alegría demostrados por nuestros miembros de todo Canadá. Somos una nación muy grande en tamaño, pero relativamente pequeña en número de población, comparados con otros países. Sin embargo, hemos logrado mucho en lo que se refiere a nuestras obras de justicia social y de beneficencia.

Si bien hay muchos desafíos para hacer crecer la conciencia sobre temas de justicia social y alentar una mayor participación en esta área, me complació mucho ver varios talleres que trataron temas diversos relacionados con la justicia. Ciertamente, muchos de nuestros miembros desean hacer más y aprender cómo pueden abordar las causas fundamentales de la pobreza, al tiempo que abogan por los cambios necesarios en las estructuras que mantienen en la pobreza a nuestros vecinos necesitados.

Durante la AGA de este se cambió el liderazgo de nuestro presidente nacional. Jean Noel Cormier cumplió su mandato y Claude Bedard ahora comienza el suyo como nuestro presidente nacional. Realmente aprecio el liderazgo que Jean Noel ha demostrado y su apoyo a nuestro comité y acciones de justicia social. Espero continuar en mi papel de presidente del comité de justicia social bajo la presidencia de Claude Bedard.

Creo que el componente más importante de estas reuniones es la oportunidad de reunirse y conversar con otros vicentinos de todo Canadá. Si bien a menudo conversamos con otros a través de videoconferencias o conferencias telefónicas, siempre es un placer tener tiempo para conversar sobre nuestro trabajo. Esto puede ocurrir durante los talleres, durante una comida o solo unos momentos al final de la agenda programada de cada día.

Nuestras reuniones también nos ofrecen tiempo para orar, compartir la celebración eucarística y enfocarnos en cuán profunda y significativa es nuestra fe católica en nuestra dedicación a nuestra misión y valores como vicentinos. Estoy seguro de que todos los vicentinos que asistieron a la AGA se fueron a casa con un sentimiento de renovación y rejuvenecimiento para continuar sus ministerios.

Sobre el autor:

Jim Paddon vive en London, Ontario, Canadá y es ex-presidente del Consejo Regional de Ontario de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Actualmente es presidente del Comité Nacional de Justicia Social de la Sociedad en Canadá. Está casado con su querida esposa Pat y tienen seis hijas y once nietos. Jim ha sido miembro de la Sociedad desde los años 70.

Las opiniones expresadas son las del autor y no representan oficialmente las de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

Pin It on Pinterest

Share This