Gn 44, 18-21. 23-29. 45, 1-5; Sal 104; Mt 10, 7-15.

Jesús envía a sus discípulos y a nosotros, a anunciar el Reino de Dios, que ya está cerca. “Curen enfermos, expulsen demonios… Todo háganlo gratuitamente… no lleven morral para el camino.” Es decir vivan esta experiencia tal como Jesús, al día, con solamente lo necesario.

¿Qué nos pide Jesús hoy a cada uno de nosotros? Demos una mirada a nuestros hogares. A veces nos llenamos de cosas que adornan nuestras casas, tenemos los armarios llenas para poder estar a la moda; no queremos perdernos alguno que otro concierto, o partido de futbol o béisbol y solo pensamos en la diversión. Todo esto, en exceso, nos ata. El vivir sólo con aquello que es necesario nos permitirá ver hacia otro lado, hacia donde falta aún lo indispensable: comida, salud, compañía.

Así podríamos a compartir algo de lo nuestro. Anunciar el Reino de Dios consiste en ser solícitos con aquellas personas que están pasando por malos momentos.

Evangelizar es llevar a otros el amor que Jesús nos tiene. No necesitamos muchas palabras, sino acciones concretas que demuestren que somos hermanos en el amor de Jesús, que somos capaces de compartir nuestra vida y nuestro tiempo.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Corina Garza

Pin It on Pinterest

Share This