Imagínese cumplidos los cuarenta años, con un trabajo suficientemente cómodo como maestro de novicios en un seminario en París, y dejarlo todo atrás para ofrecerse voluntario a ir a China a la misión. Esta fue la decisión del padre san Francisco Regis Clet, C.M., cuya fiesta celebramos el 9 de julio. De hecho, Francisco Regis había pedido ir a China como misionero en varias ocasiones, pero sus superiores no aprobaron su solicitud hasta 1791. El resto se lee como un guión documental de un programa televisivo:

En su camino a Lorient, donde iban a embarcar en la nave, el P. Clet y dos diáconos hicieron su última parada de una noche en el seminario de Vannes, donde Pierre-René Rogue fue profesor de dogma; él sería guillotinado cinco años más tarde.

Navegaron de Lorient a principios de abril de 1791. Francisco y sus dos compañeros se convirtieron en los números 25, 26 y 27 en la lista cronológica de los Misioneros Paúles en China.

El 1 de enero de 1820 (a los 71 años) Clet fue encontrado culpable de «engañar al pueblo chino al predicar el cristianismo» y condenado a la estrangulación en una cruz.

La siguiente presentación hace recuento de algunos de los detalles de sus peripecias como Misionero Paúl.

Vea esta presentación en VinFormation

Descargue la presentación en formato PDF

Pin It on Pinterest

Share This