¿Conoces esos paneles de tejido en que las empresas ponen anuncio por las calles? Cuando se quedaban viejos y los quitaban, el consocio Manoel Lima transformaba los tejidos en uniformes para los alumnos de la Escuela de Fútbol Naturezinha. La falta de recursos impedía que los niños y adolescentes entrenasen y compitiesen con ropa apropiada.

Alumnos de la Escuela de Fútbol Naturezinha.

Hoy, ya no es así. Los uniformes confeccionados de telas viejas son recuerdos que han quedadon en el pasado. Con recursos de los Proyectos Sociales del Consejo Nacional de Brasil (CNB/SSVP), la situación ha cambiado. Los cerca de 7.000 reales brasileños donados permitieron dar uniformes adecuados a todos los deportistas, así como comprar otras equipaciones, por ejemplo pelotas profesionales.

La Escuela de Fútbol Naturezinha fue fundada por el consocio Manoel hace 10 años, en Samambaia, una ciudad satélite muy carenciada del Distrito Federal. Todo el proyecto se lleva a cabo a través de donaciones. Es él quien voluntariamente entrena a los chicos.

La idea de crear la escuela surgió para sacar a los niños y adolescentes de las calles. «Los padres trabajaban y los hijos no tenían qué hacer. El principal problema era que esos chicos podrían involucrarse en asuntos peligrosos. Estando en la escuela esto ya no sucede. Los padres se quedan tranquilos, sabiendo que los hijos están en un ambiente muy sano», comenta el consocio Genival Lopes da Silva, uno de los vicentinos responsables de inscribir la iniciativa en los Proyectos Sociales.

Escuela de ganadores

El recurso donado por el CNB no significa solamente dar uniformes de los atletas. Con la ropa, ahora pueden participar en los campeonatos.

Uno de los ex alumnos, incluso, ya entrena en el equipo junior del Club de Futbol de São Paulo. «Vean, consocios y consocias, la SSVP ya es campeona», conmemora Genivaldo.

Fuente: http://www.ssvpbrasil.org.br/

Pin It on Pinterest

Share This