Obviamente, los visitantes del sitio web de la Familia Vicenciana están familiarizados con el concepto de Familia Vicenciana. Pero, ¿ cuántos de nosotros pensamos en la Familia Vicenciana como un Movimiento?

El P. Joseph Agostino, CM nos invita a pensar en la Familia Vicenciana como un Movimiento.

La Familia Vicenciana evoluciona

Hace más de cuatrocientos años, un joven inteligente y ambicioso, Vicente de Paúl, comenzó a tomar conciencia del sufrimiento y el abandono de las personas pobres y marginadas, y decidió consagrar su vida a servirles. Era 1617. A lo largo de los años y con la colaboración de otra santa, santa Luisa de Marillac, puso en marcha un movimiento que hoy cuenta con más de cuatro millones de personas que siguen sus pasos. La Familia Vicenciana de hoy es grande, multicultural, multilingüe y profética, con más de 150 ramas en todo el mundo. La Oficina de la Familia Vicenciana actualmente está examinando y catalogando estas ramas que reclaman una herencia vicenciana común.

La visión de Vicente inició un movimiento que condujo a un nuevo dinamismo internacional: los esfuerzos conjuntos de hombres y mujeres, consagrados y laicos, para combatir las raíces de la pobreza tanto en la vida individual como en las estructuras sociales que la perpetúan.

Después de revisar los asombrosos números y los puntos históricos destacados, continúa diciendo:

Y así, la historia continúa hasta el día de hoy.

La Familia Vicenciana está dando la bienvenida a las nuevas ramas en su movimiento incluso hoy en día. También tenemos la bendición de trabajar con hombres y mujeres que, aunque no son miembros de ninguna rama de la familia, están tan inspirados por san Vicente que se llaman a sí mismos vicencianos. Estimamos que la Familia Vicenciana internacional está compuesta por al menos cuatro millones de personas que caminan con nosotros en este espíritu de colaboración.

El énfasis actual en los esfuerzos comunes dentro de la Familia comenzó en la década de 1990 y está creciendo en madurez hacia una colaboración cada vez más estrecha.

Basados ​​en nuestro carisma común, nosotros, miembros de la Familia Vicenciana (FV), nos comprometemos a colaborar. Tal colaboración es mucho más que esfuerzos conjuntos en el ministerio; nos invita a apreciar quiénes somos como seguidores de san Vicente de Paúl, para que se convierta en nuestro modo de vida. Entendemos que la colaboración significa nunca hacer solo lo que se puede hacer mejor juntos. Implica pensar, planificar y priorizar juntos. La colaboración debe ser fluida, según la situación y las circunstancias de cada rama individual de la Familia.

Las reuniones de los líderes internacionales de la Familia Vicenciana condujeron a campañas conjuntas contra el hambre y la malaria. En 2010, para celebrar el 350 aniversario de la muerte de los santos Vicente y Luisa, una iniciativa de lucha contra la pobreza comenzó en Haití. Y ahora, para conmemorar el 400 aniversario del nacimiento del Carisma Vicenciano, forjaremos un nuevo esfuerzo global contra la falta de vivienda, la Alianza Famvin con los sin Hogar.

El trabajo de la Familia Vicenciana está coordinado por el Comité Ejecutivo de la Familia Vicenciana (VFEC), compuesto por representantes de ocho Ramas de la Familia. Para comprender mejor este movimiento, visita el sitio web (recientemente rediseñado) de la Oficina de la Familia Vicenciana.

«Tenemos que asistir a los pobres y hacer que les asistan de todas las maneras, nosotros y los demás […]. Hacer esto es evangelizar de palabra y de obra» (San Vicente de Paúl, XI, 393-394).


Tags:

Pin It on Pinterest

Share This