Últimamente hemos estado muy ocupados en las Naciones Unidas, cuando la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, CSW63, se hizo presente de las Naciones Unidas. CSW es ​​el segundo evento más grande del año en la ONU, detrás de la Asamblea General. Había presentes mujeres y niñas de todos los rincones de la tierra. ¡Más de 9,000 personas asistieron a la comisión de dos semanas! Las discusiones se centraron en todos los aspectos de ser una mujer en el mundo de hoy.

El tema de la CSW63 fue: Protección social, Acceso a servicios públicos e Infraestructura sostenible. Los participantes también pidieron a los estados miembros que debatan los temas de igualdad de género, educación, salud, inmigración y paz, especialmente cuando se aplican a mujeres y niñas.

Este año, desafortunadamente, el CSW63 comenzó con tristeza, con el anuncio del trágico accidente aéreo en Etiopía. En ese avión se encontraban 21 miembros de la familia de las Naciones Unidas. El secretario general Antonio Guterres abrió la primera sesión con un respetuoso minuto de silencio. Las banderas de los Estados miembros que, por lo general, ondean tan bella y orgullosamente en First Avenue, no se alzaron el lunes por la mañana, y la bandera de las Naciones Unidas estaba en medio ástil. Fue un comienzo solemne para una sesión importante.

Los representantes de la Familia Vicenciana asistieron a muchas reuniones y eventos durante CSW63; me gustaría destacar dos de ellas.

Una organización con sede en Irlanda, GBV.ie, presentó un debate sobre la violencia global basada en el género. Durante esta conversación se nos recordó varias veces para asegurarnos de que realmente estamos trabajando en nombre de los necesitados, preguntándoles qué es lo que necesitan de nosotros y cómo podemos ayudarles. Escuché a mis hermanas y hermanos de la Familia Vicenciana en estos comentarios. ¿Cómo podemos ayudar si no preguntamos qué es importante para aquellos a quienes estamos ayudando? La Embajadora Geraldine Byrne Nason, Representante Permanente de Irlanda, nos recordó que debíamos responsabilizar a nuestros políticos. Cada Estado miembro que ha firmado tiene la responsabilidad de cumplir su parte del trato, los que estamos en la «Sociedad Civil» tenemos la responsabilidad de empujarles a que se mantengan en el acuerdo. Además, ella afirmó que somos el eslabón perdido: como votantes y pagadores de impuestos, debemos asegurarnos de que lo que hemos decidido se convertirá en ley en nuestros países. Ella nos desafió a «agitar las jaulas» de nuestros respectivos gobiernos. Dominic McSorley también nos recordó que cambiar el lenguaje y la cultura es un «juego a largo plazo». Muy cierto. 

Otro evento paralelo de interés fue la proyección de varios documentales que destacaban el poder de las mujeres en tiempos de guerra. Una de esas películas es «Pray the Devil Back to Hell»; ¡en ella las mujeres de Liberia son heroicas! Usaron su poder materno para hacer cambios e insisten en que sus voces sean escuchadas por aquellos que ostentan el poder. Fue muy conmovedora, por cierto.

Como miembros de la familia vicenciana, nos presentamos rápidamente como miembros de la Coalición Vicenciana en la ONU. Sentimos que parte de nuestro trabajo es incorporar nuestro carisma vicenciano a la conversación, como recordatorio de quiénes somos y a quién representamos. 

Pattie Hughes, SVdP

Pin It on Pinterest

Share This