Hech 2, 36-41; Sal 32; Jn 20, 11-18.

“Jesús le dijo: María”

Seguimos en la mañana de la Resurrección. María Magdalena es la primera en ver a Jesús. Pensando que era el jardinero, lo reconoce cuando Jesús pronuncia su nombre.

María Magdalena sabía reconocer esa voz, como la oveja reconoce la voz de su pastor. Notaba con qué delicadeza la llamaba Jesús, y con cuánto amor.

No estás equivocada, María, es la voz de Jesús y es en verdad un extraordinario jardinero. Ha cultivado tu corazón roto, logrando que de él naciera el amor más grande y puro por su Señor, el amor como una flor bella, de perfume delicioso. Él sembró en ti la semilla de su Palabra. Y tú fuiste tierra buena, que se dejó atrapar por el entusiasmo del Reino. Y te uniste asucausa, caminaste con Él, y sufriste con su Vía Crucis y tu corazón también fue traspasado de dolor por su muerte.

Y ahora Él te sale al encuentro, vivo, resucitado. Y toda tu vida reverdece, como un jardín con las primeras lluvias. Fuiste tierra fecunda, María Magdalena. Y tuviste al mejor jardinero.

Enséñame a dejarme cultivar por Él, a dejarme fascinar por su proyecto.Y que mi vida, como la tuya, florezca con una primavera eterna..

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: P. Silviano Calderón S., cm

Pin It on Pinterest

Share This