Dos grandes momentos marcaron la Familia Vicentina de Costa Rica: El primero cuando con mucha alegría y disponibilidad el pasado 24 de febrero del 2019 en la Casa Central de la Congregación de la Misión (Colegio Seminario), el Consejo Nacional de la Familia Vicentina(CONAFAVICR) y algunas integrantes de las Hijas de María, vivimos el Retiro Espiritual anual, junto al Padre Flavio Pereira Tercero (CM), Coordinador Asistente en la Oficina Internacional de la Familia Vicentina.

Desde muy temprano, iniciamos nuestra reflexión enfocándonos en la historia vivida por Moisés, Abraham y Santa Catalina Labouré, quienes, siendo instrumentos elegidos por Dios para realizar una obra grande en su pueblo, nos demostraron que Dios se vale de seres humanos realmente humildes y sencillos, pero dispuestos a cumplir su voluntad, para llevar a cabo un plan de vida y salvación.

Posteriormente nos adentramos a analizar sobre tres tipos de personajes: “Los Asalariados, Los Administradores y Los Testigos”, dicha confrontación nos llevó a meditar de manera personal, ¿Quiénes somos como miembros de la Familia Vicentina? y ¿En dónde desea Dios que estemos para llevar a cabo su plan de salvación a través del Carisma de Servicio al más necesitado al que hemos sido llamados?

El segundo acontecimiento que llena de gozo a nuestra Familia Vicentina, es recibir una nueva rama llamada: “Hijos de Santa Luisa de Marillac en el Espíritu Santo”, quienes en representación de su presidente y fundador Alexis Barquero Benavides y junto a él Yeltquis González Castro y Esteban Hernández Mora se integraron a nuestra gran Famillia Vicentina y al Consejo Nacional, el pasado 2 de marzo del 2019.

Su servicio se enfoca propiamente en la Fundación Ángel de Amor en La Rita de Pococí ubicado en la provincia de Limón; dicha obra acoge y brinda atención a personas con problemas mentales, inestabilidad psicológica u otro tipo de complicaciones. La atención consiste en brindar alojamiento, vestimenta, alimentación, atención médica y espiritual, así como todo requerimiento que demanden para una buena calidad de vida. Según sea el caso y la etapa en la que se encuentren se les coloca en un hogar donde se les continué dando la atención y el amor que necesitan. Al encontrarse celebrando su Vigésimo Primer aniversario nos unimos a ellos y les damos la bienvenida a nuestra gran Familia Vicentina.

 

Pin It on Pinterest

Share This