Evangelio y Vida para el 9 de abril de 2019

por | Abr 9, 2019 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

«Yo hago siempre lo que agrada a mi Padre»

Num 21, 4-9; Sal 101; Jn 8, 21-30.

«El que me envió está siempre conmigo y no me deja solo”, “mi Padre dice la verdad, y lo que escuché de él, es lo que digo al mundo…” También dice Jesús estas frases en el texto de hoy. Todas

ellas nos descubren una verdad fundamental: Jesús es el rostro humano de Dios, su verdad definitiva, su palabra encarnada en el mundo para dar fecundidad a la vida del hombre, posibilidades reales y eficaces de encontrar dicha en este mundo, y la salvación eterna.

En otra ocasión Jesús dijo: “Yo soy la puerta”. En eso pienso al escucharlo hoy. Jesús es puerta que, al abrirse, nos introduce a un horizonte infinito de amor y acogida que son los brazos del Padre.

¿No has experimentado volver a la casa paterna después de algún tiempo y, apenas cruzar la puerta, sientes que ahí hay parte de ti? Una atmósfera familiar que te transporta a tus raíces: los olores, los muebles, las fotos en la pared… Sientes como un vientre que te acoge y unos brazos que te reciben y quisieras no dejarlos nunca.

En Jesús, en su vida y su evangelio, vuelves a la casa paterna, esa atmósfera acogedora donde te sientes libre, amado, dignificado. Te sientes verdaderamente hijo.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: P. Silviano Calderón S., cm

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This