Ambria Hammel, de The Catholic Sun, escribe:

Como estudiantes de primaria y secundaria, están entre los voluntarios más jóvenes de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Aún careciendo de los ingresos suficientes para mantenerse a sí mismos, una y otra vez los estudiantes de las escuelas de la Diócesis de Phoenix siguen el ejemplo de la monedilla de la viuda al sortear esa y otras barreras y poder ayudar a la Sociedad de San Vicente de Paúl a cumplir su cuádruple misión a favor de los necesitados: alimentar, vestir, asegurar una casa donde vivir, y curar.

Varios miembros del grupo Vibrant de jóvenes vicentinos de la escuela católica de la Anunciación posan para una foto de grupo en diciembre de 2018.

Vicentinos oficiales

Hay 30 estudiantes de secundaria en la Escuela Católica de la Anunciación y de unas pocas escuelas vecinas que sienten gran pasión por vivir la misión de San Vicente de Paúl. Se les conoce como Vibrant Vinnies, la única conferencia vicenciana de San Vicente de Paúl en el nivel educativo elemental, en la región occidental de los EE.UU.

Se comprometen a dos acciones al mes, participando en cada uno un buen número de Vibrant Vinnies. Los estudiantes de la Anunciación estudian “justicia social” en quinto grado y la conferencia de la Sociedad de San Vicente de Paúl le ofrece una manera inmediata y duradera de llevar a la vida esas lecciones.

“Es una idea maravillosa ayudar a los niños a comprender que tienen un papel en la sociedad a la hora de ayudar a los pobres. Es también una forma de agradecer todos los regalos que nos han sido dados”, dijo Ling Patty, ex presidente de la conferencia de St. Gabriel en el mismo campus. Ella ayudó a formar la conferencia de estudiantes como una forma de asegurar el futuro y el crecimiento de la Sociedad.

Los Vibrant Vinnies ayudan a repartir alimentos; patrocinan una fiesta anual de Navidad en un comedor lleno de regalos para los niños; coordinan envíos de ropa a las tiendas de ahorro de la SSVP; visitan a los residentes mayores en Ozanam Manor, el refugio de transición de la SSVP; y se unen a la Conferencia Vicenciana de San Mateo para hacer visitas domiciliarias a los asistidos necesitados. Durante las visitas domiciliarias, sus rostros juveniles a menudo alientan al visitado a estar más relajado y receptivo a la hora de compartir sus necesidades.

Tyler Schlarb, un estudiante de sexto grado, dijo que ser vicentino les hace crecer en espiritualidad. “La escuela te enseña lo académico. Esto te enseña a cuidar, a crecer más fuerte en nuestra fe”.

Otros comentaron que era una oportunidad para abrir sus ojos ante la pobreza que los rodeaba.

“Muchos niños no se dan cuenta de lo afortunados que son”, dijo Michael Motola, estudiante de séptimo grado, señalando la actitud, común entre los jóvenes, de decir: Oh, mis padres pueden comprarlo. “Eventualmente, se vuelven descuidados de lo mucho que tienen”.

Los Vibrant Vinnies de la Escuela Católica de la Anunciación organizaron la reunión de distrito para los Vicentinos el 24 de enero y apoyaron la “Noche de Pizza” en el Comedor Familiar este mes.

Trabajadores corporales de la misericordia

Los estudiantes de St. Francis Xavier no son una conferencia oficial, pero su esfuerzo como “Mini Vinnies” los hace cumplir regularmente los sercicios en el Comedor Familiar cada semestre. Un registro electrónico invita a los estudiantes de 9 años o más a ofrecerse como voluntarios junto a sus familiares y amigos. No se llenaron todos los cupos, pero la escuela ofreció 40 fechas diferentes durante el semestre de otoño, con las fechas más cercanas a la de Navidad completamente completas.

Los voluntarios apoyan el Dream Center, donde los niños hacen las tareas escolares, participan en juegos o sirven la cena en un restaurante. Después de una larga ausencia, el alumno de quinto grado, Henry Pastor, estaba feliz de regresar en diciembre con su hermano, primos y amigos.

“Sentí que debía venir aquí porque no lo había hecho este año porque he estado ocupado”, dijo Pastor. Él y otros veíoan la SSVP como su lugar de “escapada” donde también podían hacer algo bueno.

La tía de Pastor, Sonya La Sota, dijo que la oportunidad ayudó a las familias, no solo a los estudiantes, a vivir la parte de “Niños para los demás” de la declaración de la misión de San Francisco Javier.

En el Sagrado Corazón de Prescott, la conferencia local de la SSVP sabe que puede contar con los estudiantes cuando el suministro de despensa es bajo. La escuela tiene un “SuperSoup Bowl” anual alrededor del momento del gran juego. Los estudiantes seleccionan qué “zona final” temática para donar sus productos enlatados.

Servicio graduado

Los estudiantes de la escuela secundaria a menudo ayudan a la SSVP desde el campus de su escuela y desde el campus principal de la SSVP donde los invitados encontrarán estudiantes de primer año en Brophy College Preparatory.

“Sirven como uno de los coeducadores primarios de nuestros estudiantes y les brindan oportunidades reales para poner su fe en acción y en contexto”, dijo Will Rutt, director del Servicio Ignaciano, que considera que la colaboración ofrecida por la SSVP es invaluable.

Seton Catholic Preparatory en Chandler tiene una configuración similar a través de su programa “Oración y servicio en Seton”. En noviembre, el estudiante de primer año Maeve Byrne, participó por primera vez en la SSVP. Ella escribió en una reflexión que al principio estaba un poco nerviosa al servir el almuerzo a los invitados; orar de antemano la ayudó, al igual que mantenerse ocupada.

“La parte más agradable de mi día de servicio fue ver el aprecio en las caras de los asistidos. Sentí como si se supieran cuánto trabajábamos para ayudarlos. Su gratitud fue un gran impulso moral”, escribió. “Habiendo ayudado a otros, me siento más cerca de los necesitados”.

Aidan Alcott, un estudiante de último año en Brophy, comenzó a trabajar como voluntario en la SSVP para cumplir con los requisitos de las horas de servicio, pero volvió a ayudar en el Comedor Familiar cuando aceptó el desafío de un amigo de Xavier College Preparatory (y voluntario regular) para ser una mejor persona.

“Me encanta contarles a mis amigos las historias que atesoro de las Sociedad de San Vicente de Paúl”, dijo Alcott, que ahora participa semanalmente. Su búsqueda cada noche de servicio: hacer un esfuerzo adicional hacia los invitados, atraerlos y ponerles una sonrisa en la cara. La experiencia también lo ha hecho más paciente y más social.

Sarah Fox, una estudiante de último año en Xavier College Preparatory, apoya el comedor familiar de la SSVP semanalmente y recientemente fue el punto de contacto clave. Comenzó a ser voluntaria a través del Xavier Young Vincentians Club, que comenzó en 2004. El club participa voluntariamente dos veces al mes, pero Fox también viene por propia iniciativa.

“Trato de no dejar que lo que me pasa fuera de la SSVP afecte mi horario para estar presente aquí”, dijo Fox mientras servía una noche. “Prefiero estar aquí cuando me necesiten en lugar de cuando esté disponible”.

Fuente: SVdP Frederic’s E-Gazette 1-24-2019; Artículo publicado originalmente en TheCatholicSun.org: Students’ Commitment to Service Manifested at St. Vincent de Paul, por Ambria Hammel de The Catholic Sun.

Pin It on Pinterest

Share This