Jon 3, 1-10; Sal 50; Lc 11, 29-32.

“No se les dará otra señal, que la del profeta Jonás”

¡Arrepentimiento! Resuena en las lecturas de hoy. Jonás es enviado por segunda vez –la primera intentó huir y terminó en el vientre de la ballena– a predicar arrepentimiento en la “insensata Nínive”, como la llamaría el griego Focílides. Nínive, capital del imperio Asirio, se había convertido también en capital de la violencia, la crueldad y la deshonestidad –cuánta semejanza con nuestros contextos actuales–. Ahí es enviado Jonás a predicar ayuno y arrepentimiento. La misericordia de Dios se manifiesta y suspende la destrucción prometida.

En el Evangelio, Jesús retoma la referencia y reprocha estar entre “una generación malvada”, que no conforme con serlo, pide señales. La señal es Él mismo:

“Así como Jonás fue un signo para los ninivitas, también el hijo del hombre lo será para esta generación”.

A los ninivitas, les bastó la predicación de Jonás para transformar su forma de vivir; nosotros hemos escuchado el mensaje, conocido al mensajero y con todo, no hemos cambiado nuestras formas violentas y deshonestas de vivir. ¿Qué otra señal necesitamos, para transformar nuestra vida y nuestro entorno?

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: José Luis Rodríguez Vázquez

Pin It on Pinterest

Share This