Juventud Mariana Vicenciana, en su página de Facebook, ha ido recopilando, a lo largo del mes de febrero, varios testimonios de participantes en la reciente Jornada Mundial de la Juventud de Panamá. Son, sin duda, poderosos mensajes que nos hablan de una intensa experiencia espiritual en su peregrinación al encuentro del papa Francisco. Los vamos a ir publicando también en famvin.org, por su evidente interés para toda la Familia Vicenciana:

Primero quiero expresar que estoy muy agradecida con Dios por haberme permitido ser parte de esta esplendida JMJ y EJV Panamá 2019.

He estado al pendiente de las experiencias publicadas en estos últimos días y me llena de muchísima dicha el saber que cada uno de estos jóvenes vivieron maravillosas y grandes experiencias durante el EJV y la JMJ. Y también quisiera compartir mi experiencia la cual la siento desde una perspectiva de acogida o recibimiento, y que por ser parte del país sede lo viví de una manera muy diversa. Después de que el Papa Francisco anunciara la próxima sede para la JMJ 2019 y saber que mi pequeño país había sido escogido para recibir a jóvenes católicos de todo el mundo y al Sucesor de San Pedro mi corazón se llenó de mucha emoción y muchos sentimientos; pero también tengo que confesar que sentí un poco de temor al darme cuenta de todo lo que esto involucraba empezando con la organización de tan extraordinario evento.

Formar parte de la Comisión Central encargada de organizar el Encuentro Juvenil Vicentino fue un agradable reto para mí ya que con mi trabajo realizado reafirme una vez más que a veces Dios no escoge personas capacitadas si no que capacita a quienes Él escoge. Durante el camino de preparación para el EJV experimente alegrías, preocupaciones y algunas que otras dificultades, pero al final descubrí y desarrolle habilidades que no pensé poseer. Y sobre todo yo me quedo con la grata experiencia que fue recibir a cada una de las delegaciones que asistieron que como lo decía el lema reflejaban sin dudar “La alegría de ser Vicentinos”. Entre otras experiencias también observe los rostros de felicidad de los peregrinos al volver a encontrarse con amigos que tenían tiempo sin ver y la amistad que mostraban a los que estaba por conocer. A pesar de las diferencias en culturas, edades e idiomas de los participantes percibí este Encuentro Juvenil Vicentino con un ambiente sencillo pero muy familiar en el cual el principal propósito fue vivenciar nuestra fe en Nuestro Señor Jesucristo a través del carisma de San Vicente de Paul.

De todo corazón agradezco a todos por sus oraciones y asistencia al EJV2019 ya que fue realizado con mucho cariño por parte del Equipo Coordinador desde la humildad de nuestro país.

En cuanto a la Jornada Mundial de la Juventud fue una increíble y grandiosa experiencia la cual compartí con personas maravillosas. Son muchos y muy lindos momentos los que viví y que atesoraré por siempre en el corazón. Entre estos compartir con la familia de acogida quienes estuvieron siempre anuente de lo que necesitáramos. El entusiasmo de los peregrinos rezando, cantando, bailando y

alzando sus banderas en cualquier lugar donde se encontraran y en la espera de poder ver al Papa Francisco y escuchar su gran mensaje. Igualmente, la catequesis, visitas a actividades en el Parque Omar, entre estas la Feria Vocacional, fue muy edificante ya que fue bueno observar la gran riqueza que tienen cada una de las congregaciones y movimientos de la Iglesia.
Momentos inolvidables sin duda fueron las Eucaristías, Adoración Eucarísticas, Vigila, discursos, homilías y encuentros con el Santo Padre en el que siempre nos habló con la confianza, sencillez y carisma que lo caracteriza. También me encanto poder compartir con jóvenes del mundo entero sin importar raza, cultura idiomas o costumbres y quienes sin saber nuestros nombres compartimos el mismo fervor y alegría de ver tantos jóvenes reunidos.

Doy gracias a Dios por toda esta experiencia vivida y me uno a la invitación que nos hizo el Papa Francisco a decir “SÍ” y “hágase” a ejemplo de nuestra Madre María; y como también lo dijo “Son el presente, ustedes jóvenes son el ahora de Dios.” Estemos siempre consientes que somos el presente no nos quedemos en el “Mientras tanto” actuemos, sirvamos y amenos como lo hace siempre Nuestro Señor Jesús.

Gracias a todos por sus oraciones y Dios les guarde siempre!

¡A Jesús con María!

Lizeth Alvarado
JMV Panamá

 

Pin It on Pinterest

Share This