¿Quién hubiera pensado que serían colaboradores?

Posibilidades insospechadas de colaboración

¡La colaboración creativa beneficia a muchos grupos!

Dudo que los siguientes hayan pensado alguna vez que tenían algo en común… pero lo tenían.

  • Gestores de centros comerciales
  • Compradores
  • Una compañia de energia
  • Un proyecto de vivienda para personas sin hogar.
  • Padres vicencianos replanteando sus bienes.
  • Voluntarios vicencianos asociados a la catedral local.
  • Funcionarios municipales locales
  • Y … una empresa de bicicletas

La semana pasada, Famvin presentó un artículo que parecía ilustrar las posibilidades de colaboración creativa. Me hizo pensar un poco más en la colaboración comprometida. Intrigado, seguí leyendo…

La historia, en resumen, cuenta cómo los miembros de la Congregación de la Misión en Turín, Italia, pudieron asociarse con un servicio novedoso de una compañía de energía y una colaboración transversal de otros grupos y ciudadanos.

La Cooperativa de EnerCasa tuvo la idea de obtener energía de los compradores que pedaleasen en una bicicleta estática, multiplicando su producción 2.500 veces para dar energía a las organizaciones locales, asociaciones y organizaciones benéficas en su área de servicio. En forma rotativa, se instalaron en centros comerciales importantes en su área. Los compradores ofrecían voluntariamente una parte de su tiempo en el centro comercial para montar en bicicleta y las ganancias fueron para un refugio para personas sin hogar. En resumen, una idea que vale la pena imitar.

No necesitas entender italiano para tener una idea de cómo funciona un proyecto de este tipo:

¿Qué se obtiene cuando los vicencianos creativos reúnen los ingredientes anteriores? Se obtiene una forma efectiva de aumentar la conciencia sobre las necesidades de las personas sin hogar y la energía necesaria para un refugio para personas sin hogar.

¿Y si…?

¿Qué pasaría si cada uno de nosotros, en nuestras propias localidades, o mejor aún, colectivamente, contactásemos con nuestras compañías eléctricas locales con una idea semejante? Por lo que sabemos, pueden verlo como una oportunidad para crear buena voluntad. Todos conocemos a organizaciones sin fines de lucro vicencianas que tienen que pagar facturas de electricidad. Nunca sabremos si pueden ser ayudados a menos que lo intentemos.

Recordemos que parte del genio de Vicente de Paúl fue el ser lo suficientemente humilde como para pedirle ayuda a otros y ser experto en involucrar a otros en lo que veía necesario hacer. Encontró su fuerza al aceptar sus limitaciones.

Intentar la colaboración es un desafío que puede solo traer la recompensa que haberlo intentado… pero también puede tener éxito en abrir algunas puertas. Y quién sabe, ¡tal vez nos encontremos con algunas personas que pueden abrirnos otro tipo de puertas!

Hace unos 70 años, recuerdo haber escuchado a un vendedor de madera sabio alentar a mi padre, un joven empresario cuando no había conseguido el trabajo para construir los gabinetes de la cocina de alguien: “Richard, míralo de esta manera. ¡Ahora una persona más sabe que estás en el negocio!”

Preguntas

  • ¿Alguna vez hemos pensado realmente en cómo la colaboración podría traer como resultado un trabajo más inteligente?
  • ¿Alguna vez hemos salido de nuestra zona de confort y hemos buscado colaboradores?
  • ¿Alguna vez hemos pensado en pedir ayuda a las personas, como una forma de concienciar sobre lo que hacemos?

Pin It on Pinterest

Share This