últimas noticias sobre el COVID-19

Las motivaciones y el legado de una Hija de la Caridad luchadora

por | Ene 31, 2019 | Hijas de la Caridad, Noticias | 0 comentarios

A mitad de su último año en la escuela de enfermería, Joan Pytlik, de 20 años, tomó un tren en Milwaukee con destino a St. Louis, para convertirse en postulante de las Hijas de la Caridad.

«También había otra chica en el tren y ella tenía, como digo yo, todos los 10 puntos. Tuvimos que traer ciertas cosas, como una blusa y una falda negras, medias negras y Oxfords. Ella lo llevaba puesto todo en el tren y yo iba con mis tacones rojos «, dijo. «Ella duró aproximadamente dos semanas [en el postulantado] y yo… aquí estoy, 57 años después».

Fuente de la imagen: Aprille Hanson

Durante 28 de esos 57 años, la hermana Joan Pytlik, HC, de 78 años, ha sido la “Juana de Arco” local, luchando por la justicia social en el estado, con la misma actitud cruzada de su patrona.

«En parte creo que está en mi. Soy como mi patrona, Juana de Arco, así que siempre por la causa», dijo. “… Cuando combinas eso con mi vocación, apasionada por los pobres y oprimidos, esas son las causas por las que lucho: los inmigrantes, la pena de muerte, cualquiera que esté marginado por la sociedad. Está en mí el pelear».

Debido a las alergias al moho que causan problemas de salud respiratoria, la Hermana Joan se mudó a Evansville (Indiana) este mes, para vivir en una casa de retiro de las Hijas de la Caridad.

Cuando en 1990 llegó a Arkansas por primera vez, la Hermana Joan, ayudó a iniciar el Centro de Salud St. Elizabeth en Gould, que aún brinda atención médica a los pobres.

Se convirtió en directora de Helping Hand en Little Rock de 1992 a 1994 y trabajó en un proyecto de ley que permite que las organizaciones sin fines de lucro que proporcionan alimentos gratuitos a los pobres estén exentas del impuesto sobre las ventas.

«Ahí fue cuando me di cuenta de que se pueden hacer cambios», dijo la hermana Joan.

De 1995 a 2004, la hermana Joan sirvió como directora diocesana de acción social. Algunos de sus otros trabajos en el estado incluyeron la coordinación a largo plazo de la recuperación para los evacuados del huracán Katrina; consejera espiritual regional para la Sociedad de San Vicente de Paúl; sirviendo como ministro de religiosos en la diócesis de 2011 a 2017; y como defensora de la justicia social diocesana desde 2017.

Su trabajo para abolir la pena de muerte ha sido el más cercano a su corazón.

«He estado trabajando en ello durante más de 20 años», dijo. «No parece que progresemos mucho; sin embargo, el progreso proviene más o menos del exterior, como la Corte Suprema».

Su elección de parroquia durante los últimos 25 años, la Iglesia de San Bartolomé en Little Rock, una de las tres parroquias históricamente negras en el estado, ha sido una lección de bienvenida.

«Lo que estamos haciendo es ‘Jesús, este es mi cuerpo abandonado por ti, esta es mi sangre entregada por ti’, así que estamos diciendo lo mismo, pero todas estas personas realmente sufrieron por la justicia y yo no», dijo ella. «Que me aceptaran y que pudiera estar allí con ellos para adorar, yo diría que es el verdadero significado de la Eucaristía».

Publicado originalmente por April Hanson en Arkansas Catholic.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This