Por tercer año consecutivo, la Familia Vicenciana en Kiev visitó las tumbas de las personas sin hogar que están enterradas en el Cementerio del Norte, de Kiev para orar por las almas de los difuntos. El 10 de noviembre de 2018, miembros de los Misioneros Paúles, las Hermanas Marianas, la Sociedad de San Vicente de Paúl, los Voluntarios de las Escuelas y la Asociación de la Medalla Milagrosa se congregaron en una tumba para realizar un acto de misericordia: enterrar a un muerto . El lugar de enterramiento y el estado de las tumbas son impresionantes. Estas tumbas están abandonadas y ubicadas en la parte del cementerio más cercana al vertedero… Fueron personas rechazadas en vida, y aún son rechazadas después de su muerte…

Acompañamos a los pobres durante su estancia en un hospital: cuidamos su higiene, les proporcionamos los medicamentos y la ropa necesarios. Las Hermanas Marianas y los Misioneros Paúles les proporcionaron no solo asistencia material sino también apoyo espiritual, les dieron a conocer a Jesús y Su misericordia, Su amor. Ellos los reconciliaron con el mundo. Muy a menudo, hay muchas personas entre los pobres que experimentan la etapa sub-terminal (la última) de una enfermedad.

El sacerdote celebró una misa por cada persona sin hogar fallecida. Muchas personas sin hogar mueren cada año. 23 personas de aquellos a quienes servimos han muerto durante este año. En la oración mencionamos sus nombres. Fueron amados por Dios y la Providencia de Dios nos trajo a ellos. La mayoría de ellos estuvieron dispuestos a recibir los Sacramentos.

Esperamos que nuestra oración común santifique este lugar para que tenga más espacio para Dios y más respeto para cada persona, a pesar de su posición física, psicológica y social.

Pin It on Pinterest

Share This