Un punto de vista canadiense: La libertad detrás de los muros de la prisión

por | Nov 23, 2018 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

El Consejo Regional de la Provincia de Ontario de la Sociedad de San Vicente de Paúl abrió el «fondo de educación Ozanam» hace varios años, que otorga subvenciones a un candidato patrocinado por una conferencia miembro del consejo. Hemos ayudado a casi 200 candidatos. Un candidato distinguido fue un hombre en una prisión federal por cadena perpetua. Recientemente, hemos otorgado una segunda beca para ayudar a esta persona, a quien llamaré Juan, a realizar un curso en línea para obtener su licenciatura en teología.

Recientemente tuve la oportunidad de tener un encuentro con Juan, durante aproximadamente dos horas, detrás de los muros de la prisión en los que permanecerá otros 15 años antes de ser elegible para libertad condicional. Si bien no hay duda de que Juan cometió un crimen terrible hace unos 9-10 años, también es evidente que ha encontrado a Jesús dentro de la prisión, lo que ha hecho que se una a la Iglesia católica para vivir su fe. Se ha convertido en una persona que ha ayudado a otros reclusos en su viaje de fe, además de ser una voz que apoya a aquellos que tratan de encontrar su camino dentro de esos fríos muros.

Mientras estaba sentado en la pequeña habitación con Juan, no sentí ni miedo ni ansiedad, sino que encontré que la conversación era agradable, honesta y humilde. Hablé con un hombre que hizo algo horrible, pero ahora mostraba un sentimiento de alegría y amor sincero por los demás. Hay muchas víctimas de un acto criminal, ya sea la propia víctima, sus familias o las familias del delincuente. Juan no puso excusas por su acto de violencia y cuando le pregunté qué lo llevó a tal ofensa, simplemente dijo que la codicia… por dinero. Como resultado de su acción debe pasar un mínimo de 25 años en prisión y perder todo contacto con sus dos hijos pequeños. Los últimos 10-15 minutos de nuestra reunión fueron muy emotivos para ambos y nos despedimos con el compromiso de continuar nuestra correspondencia.

Esta visita me ha dejado con el compromiso firme de hacer más con respecto a la justicia restaurativa y el ministerio en prisiones. Siempre me he opuesto a la pena capital y me complace que Canadá no la permita. Tras reunirme con este recluso, mi oposición es mucho más firme, ya que he visto lo que una persona, sin importar cuán grave fue el crimen que cometió, puede hacer con el resto de sus vidas, sea dentro o fuera de los muros de la prisión. Quizás los muros que construimos en el exterior y en los que vivimos, especialmente con nuestros propios juicios previos de los demás, sean muros que necesitamos escalar o derribar.

Sobre el autor:

Jim Paddon vive en London, Ontario, Canadá y es ex-presidente del Consejo Regional de Ontario de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Actualmente es presidente del Comité Nacional de Justicia Social de la Sociedad en Canadá. Está casado con su querida esposa Pat y tienen seis hijas y once nietos. Jim ha sido miembro de la Sociedad desde los años 70.

Las opiniones expresadas son las opiniones del autor y no representan oficialmente las de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

 

 

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This