Evangelio y Vida para el 13 de noviembre de 2018

por | Nov 13, 2018 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Ven Espíritu Santo a nuestro corazón

Tit 2, 1-8. 11-14; Sal 36; Lc 17, 7-10.

Cada vez son más las personas que se compro- meten a trabajar en el servicio de Dios con mucho entusiasmo, y entregan su vida a esta labor tan hermosa.

Pero también es cierto que a muchas de ellas les encanta recibir elogios, aplausos, condecoraciones, y así, sentirse los dueños “de la iglesia”.

El mandato que nos da Nuestro Señor Jesucristo es servir a los demás, sin ningún interés de por medio, simplemente por generosidad –con humildad y misericordia–. Nos debe complacer en el corazón ayudar y servir a los demás, sin egoísmos ni apariencia. Debe llenarnos de alegría saber que sirviendo a los hermanos, cumplimos con la voluntad de Dios.

Seremos dichos si nos entregamos completa- mente al amor, sin esperar ninguna paga por ello.

Los elogios no son para nosotros, simples servidores de Jesús. Todos los frutos y logros de la Iglesia son para gloria de Dios.

Que sea la humildad el distintivo de los cristianos. Nosotros solo somos instrumentos de su amor.

A Dios, todo el honor y la gloria, porque “Dios es nuestro Salvador” (Sal 36).

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Arturo García Fonseca, CM

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This