Dar testimonio (Lc 9, 1-2)

Al leer el relato de Lucas sobre el envío de los discípulos, me puse en la piel de una de esas 70 personas a las que se les ordenó ir y proclamar la Buena Nueva de que en Jesús se acerca la compasión del Dios que perdona. ¿Cómo me sentiría si me dijeran que me levante de mi sillón reclinable del siglo XXI, para salir a la calle y anunciar este mensaje? Diría que un poco incómodo, un poco demasiado “evangélico”, como la persona que tienes a tu lado en el avión que pregunta abiertamente: “¿Aceptas a Jesucristo como tu Señor y Salvador?” Parece demasiado sencillo, demasiado fundamentalista.

Recientemente tuve algo de esa reticencia alterada cuando asistí a una charla de algunos grupos que han venido a los campus universitarios y que utilizan este enfoque más directo. No tan audaz como el abrupto “¿Aceptas a Jesús?”, su estrategia fue conocer a los estudiantes invitándolos a formar un círculo de amigos. Luego, en el contexto de la conversación sobre lo que realmente importa en la vida, mencionan lo que Jesús ha significado para ellos personalmente en esta búsqueda de significado. Su enfoque me hizo cuestionar mi propia inclinación hacia la táctica más indirecta, testificando más por la forma en que trato de vivir que por hablar directamente sobre mis convicciones religiosas.

En ese estado de ánimo, me encontré con dos escritos que presionaron aún más mis dudas.

El primero es de San Vicente: “Entreguémonos a Dios, padres, para ir por toda la tierra a llevar su santo evangelio; y en cualquier sitio donde él nos coloque, sepamos mantener nuestro puesto y nuestras prácticas hasta que quiera su divina voluntad sacarnos de allí”. (SVP ES XXI-3, 290).

El segundo es de un artículo reciente del New York Times (14 de octubre), “Necesitamos hablar sobre Dios”. El autor citó un hallazgo de que la gran mayoría de los estadounidenses dicen que no se sienten cómodos hablando sobre la fe, y solo un siete por ciento dice tener conversaciones regulares sobre cosas religiosas. Una encuesta, que corroboraba esta versión, reveló que el uso de palabras espirituales (como paciencia, amabilidad, fidelidad, compasión) está notablemente en decadencia, lo que demuestra que cada vez más personas se han crecido sin conocimientos sobre la presencia de Dios en su vida.

¿Podrían los pensamientos como estos llegar a colverse menos precavidos y más directos sobre quién es el Señor en mi vida y cuánto importa su presencia? ¿Podría el Espíritu pedirme que apague algo de mi reticencia para hablar sobre la fe? Cierto: uno tendría que mantenerse alejado del tono de solución rápida de algunos predicadores de televisión, pero el testimonio religioso podría ser un poco más fuerte, un poco más “allá afuera” en un día normal. Concediendo también que este tipo de conversación tendría que evitar el “soy-más-santo-que-tú” que los creyentes pueden emitir en algún momento, ¿aún puedo dar un pequeño paso a través de la línea de vergüenza para dar un testimonio de fe más explícito?

El autor del artículo del Times observa con crudeza que esta reticencia a hablar se opone a la historia del cristianismo, que siempre ha difundido su mensaje a través del discurso sagrado y las buenas obras. Con su reiterada insistencia, San Vicente se duplica en este cargo para proclamar las buenas nuevas tanto en palabra como por las obras. Hecho de una manera demasiado ágil o mecánica, tal anuncio puede parecer “gracia barata”. Pero cuando casi no se anuncia, la Buena Nueva continuará reduciendo su volumen y disminuyendo su poder.

Pin It on Pinterest

Share This