El papa Francisco y Thomas Judge, C.M.: no se conocieron, pero son almas gemelas.

En su mensaje para el Domingo de las Misiones 2018, el Papa Francisco recordó a todos su llamada a la misión. “Todo hombre y mujer es una misión; esa es la razón de nuestra vida en esta tierra”. (Ver Nuestra misión en la vida, a través de los ojos del papa Francisco)

Noventa y cinco años antes, en 1923, Thomas Judge, CM, miembro de la Provincia Oriental de la Congregación de la Misión, se preguntó: “¿Qué se puede hacer para inspirar, provocar y llevar a los católicos comunes a la obra misionera en la providencia de su vida cotidiana?”

Ya en 1909, había reunido a un pequeño grupo en la Capilla Perboyre de la parroquia de San Juan Bautista, lo que se convertiría en el hogar de la Universidad de San Juan. Este grupo se convirtió en el núcleo de una organización laica que se denominaría el “Cenáculo Misionero”. Él los alentó a: “Ser buenos, hacer el bien y ser un poder para el bien”.

Diez años después, en 1919, dijo: “Esta es la hora del laico”. En 1923 estaba aún más convencido. Clarificó su pensamiento y estimuló a la organización naciente que conocemos como Catholic Charities [Caridades Católicas] con los siguientes pensamientos que se adelantaron mucho a nuestros tiempos. (1)

Piensa cuán relevantes son aquellas citas para el día de hoy.

  • “No hay escuela, ni clase tan poderosa que hacer el bien al prójimo como el cuerpo general de los fieles o, como los denominamos, los laicos”.
  • “Los obispos están en vísperas de su reunión anual. Gran parte de sus conferencias y resoluciones se puede reducirse a una sola palabra: los laicos”.
  • “La esperanza de nuestra generación está con los fieles. Todos los grandes movimientos salen de los laicos, para ellos buscamos a nuestros sacerdotes, a nuestros consagrados y santos en cada departamento de caridad católica”.
  • “La pregunta suprema es, entonces, cómo obtener de cada obrero católico un sentido de responsabilidad para con su vecino. Es necesario hacer que cada uno de ellos se dé cuenta de que, de hecho, él es el guardián de su hermano”.
  • “Así, me gustaría dejar esta pregunta antes de la asamblea: ¿Qué se puede hacer para inspirar, provocar, llevar al católico común a la obra misionera en la providencia de su vida cotidiana?”

Thomas Judge CM fue un precursor del apostolado laico. Su reciente biografía autorizada resume su vida con el título “Every Catholic an Apostle” [Todo católico, un apóstol].

¿Hay alguna duda de que el papa Francisco y Thomas Augustine Judge serían espíritus afines si se hubiesen conocido?

Aunque fue un tanto controvertido en su día, hoy la Provincia Oriental de la Congregación de la Misión se enorgullece de su hijo y busca continuar su llamado para empoderar a hombres y mujeres para que reconozcan su misión. (Para un ejemplo reciente de esto, vea Niagara University Empowering Men and Women for Mission [La Universidad de Niágara empodera a hombres y mujeres para la misión]. Lo invitamos a unirse a las muchas mujeres y hombres que colaboran con la Provincia Oriental hoy compartiendo su tiempo, talento o tesoro.

(1) El documento original se conserva en los Archivos de los Siervos Misioneros de la Santísima Trinidad, Philadelpia, PA.


Este artículo se publicó por primera vez en vincentiansusaeast.org, el sitio web de la Provincia Oriental de la Congregación de la Misión en los Estados Unidos.

Pin It on Pinterest

Share This