“Ven Espíritu Santo y endulza nuestros pesares”

Filp 2, 1-4; Sal 130; Lc 14, 12-14.

En esta cultura de muerte en que vivimos se desprecia a la gente que, según nosotros, no está a nuestro nivel intelectual o social: indígenas, migrantes, vagabundos, viciosos, trabajadoras domésticas, enfermos, ancianos, huérfanos, pecadores… Y hasta nos burlamos de ellos. Es tiempo de Conversión.

La comida del Evangelio a la que ha sido invitado Jesús, nos sirve de enseñanza para saber cómo debemos comportarnos ante los demás: con sencillez y humildad. Nos enseña a hacer de nuestras familias una escuela donde se aprenda la generosidad de compartir con los más necesitados lo mucho o lo poco que tengamos.

Amar es tener en cuenta a las personas más pobres para compartir con ellos.

Amar es vivir con intensidad nuestra misión en el Reino de Dios: “El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva” (Lc 4, 16).

Amar es cumplir la justicia, la verdad, la solidaridad, la gracia, la paz, la vida y el amor, empezando por nuestras familias.

“Dame Señor, la paz junto a ti” (Sal 130).

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
Autor: Arturo García Fonseca, CM

Pin It on Pinterest

Share This