Evangelio y Vida para el 29 de octubre de 2018

por | Oct 29, 2018 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Ef 4, 32-5, 8; Sal 1; Lc 13, 10-17.

Mujer, quedas libre de tu enfermedad

Para Jesús no había ningún límite para curar, para él bastaba con que alguien tuviera una necesidad y se la presentara para que no se fuera con las manos vacías. Ahora bien, los que nos decimos sus discípulos, sus seguidores, ¿no tendríamos que hacer lo mismo?

¿O acaso es que nos parecemos al jefe de la sinagoga y encontramos pretextos para no hacer una obra buena, nos escudamos en que no hay condiciones para ayudar a los otros, o bien declaramos que a nosotros no nos toca, no es nuestra responsabilidad?

La experiencia de aquella mujer encorvada del evangelio de hoy, no solo fue sentir en su cuerpo un cambio significativo, sino la experiencia profunda de sentirse amada, liberada de una exclusión, favorecida por el amor que ama totalmente, para luego ella hacer lo mismo.

“Jesús envía a sus discípulos a hacer su misma obra y les da el poder de curar, o sea para acercarse a los enfermos y cuidarlos hasta el final”. (Catequesis de

S.S. Francisco, 10 de junio de 2014).

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Adrián Acosta López, CM

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This