últimas noticias sobre el COVID-19

El último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático: una llamada de atención

por | Oct 29, 2018 | Cambio Sistémico, Noticias, Presencia en la ONU | 0 comentarios

¿Estamos leyendo los signos de los tiempos y escuchando las voces proféticas del papa Francisco y la comunidad científica para responder a los gritos de la TIERRA? Si no lo hemos hecho, preste atención a las advertencias contenidas en el informe publicado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el 8 de octubre de 2018. Afirma que las consecuencias inmediatas del calentamiento global son más graves de lo que se pensaba. La respuesta del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, fue: “Este informe de los principales científicos del clima mundial es una llamada de atención al mundo. Confirma que el cambio climático se está produciendo más rápido que nuestras soluciones, y nos estamos quedando sin tiempo».

Según el informe, se estima que las actividades humanas han elevado aproximadamente un grado centígrado (1,8 grados Fahrenheit) el calentamiento global, por encima de los niveles preindustriales. En los niveles actuales de calentamiento, el planeta está experimentando olas de calor extremo, fracasos en los cultivos, huracanes, tifones, inundaciones, deslizamientos de tierra, tormentas e incendios forestales sin precedentes. «El cambio climático está teniendo (y tendrá) efectos devastadores en una amplia gama de derechos humanos, incluidos los derechos a la vida, la salud, la alimentación, la vivienda y el agua, así como el derecho a un medio ambiente sano», dice David Boyd, Relator especial sobre derechos humanos y medio ambiente. Esta devastación afectará de manera desproporcionada a las personas que viven en la pobreza en las partes más vulnerables del mundo, que han contribuido las que menos al calentamiento global.

El Acuerdo de París sobre el Cambio Climático (2015) había establecido el objetivo de mantener el aumento de la temperatura promedio mundial por debajo de los 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. El informe señala que se espera que el aumento de la temperatura global alcance 1.5 grados centígrados hacia 2030 si el calentamiento global continúa aumentando al ritmo actual. Las cosas se pondrán mucho peor, dice el informe, si se permite que el calentamiento alcance 1.5 grados Celsius (2.7 grados Fahrenheit). Medio grado puede no parecer mucho. A 1,5 grados Celsius, el 14% de la población mundial (y a 2 grados Celsius, el 37%) experimentaría olas de calor, escasez de agua, aumento del nivel del mar, inundaciones costeras, pérdida de especies, menores rendimientos de cultivos, etc. Incluso aumentos pequeños pueden hacer que tanto las sociedades humanas como los ecosistemas naturales pasen ciertos umbrales donde pueden ocurrir cambios repentinos y calamitosos.

Las naciones no han logrado reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero durante demasiado tiempo. Las promesas actuales de los gobiernos no son suficientes para mantener los objetivos por debajo de 1.5 grados centígrados. Los peligros ya no son hipotéticos o remotos, sino inevitables, sin un impulso rápido y drástico para reducir a cero las emisiones de combustibles fósiles y eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera. Las emisiones globales de gases de efecto invernadero tendrían que reducirse a la mitad en 12 años y a cero en 2050. Limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados es una cuestión de supervivencia y es factible a través de acciones políticas audaces. Las reducciones drásticas de emisiones deberán producirse en todos los sectores de la sociedad, junto con cambios de comportamiento.

¿Prestarán atención los líderes mundiales a la advertencia y responderán con ambición? ¿Están nuestros gobiernos preparados para un cambio de paradigma en la producción de energía, las prácticas agrícolas y el transporte? Las barreras para combatir el cambio climático son políticas. La próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 24), que tendrá lugar en Katowice (Polonia) en diciembre de 2018, es una oportunidad ideal para que los líderes mundiales hagan un urgente cambio de rumbo. Tienen el imperativo moral de actuar en nombre de las personas y el planeta.

El cambio climático no puede ser abordado de forma aislada. El enfoque debe estar en una economía más allá del mero crecimiento, para el avance de todas las personas; preservar la creación para las generaciones venideras; vivir en paz y en armonía con la naturaleza. «Necesitamos un ‘camino justo’ para el clima», dice Mary Robinson, ex enviada especial de las Naciones Unidas sobre el cambio climático. Los patrones insostenibles de consumo, producción y estilos de vida deben ser cambiados. Algunos de los pasos para avanzar son:

  • Reducir el consumo energético.
  • Reducir las emisiones derivadas del transporte: utilizar el transporte público siempre que sea posible, compartir viajes, caminar, ir en bicicleta.
  • Aumentar las inversiones en sistemas de energía renovable.
  • Aumentar el apoyo a los países en desarrollo y las islas pequeñas para que se encuentren en un camino sostenible.
  • Desinvertir en los combustibles fósiles.
  • Proteger los bosques y plantas; más árboles para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera.
  • Cambio a agricultura orgánica.
  • Rediseño de agroecosistemas: la agricultura utiliza el 70% de toda el agua dulce de nuestro planeta.
  • Cambiar dietas; reducir la producción y el consumo de carne y lácteos.
  • Reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos; construir soberanía alimentaria.
  • Reducir, reciclar, reutilizar.

Todos tenemos un papel que desempeñar, e ir más allá de lo que estamos comprometidos como individuos y organizaciones. Si bien las opciones y acciones individuales son importantes, el cambio sistémico requiere una acción colectiva: crear movimientos en nuestros pueblos/ciudades/localidades para generar un impacto. Abogar por el cambio, a nivel local y nacional, debería llevar a unir a los diversos grupos, sin polarizar el problema. Utilizar las herramientas y los recursos a nuestra disposición, como Laudato Si y el método de Diálogo contemplativo. El enfoque debe estar en el riesgo existencial que enfrentamos junto con el planeta. ¡No tenemos un planeta B! Ahora es el momento de actuar por un futuro sostenible.

CHaga clic aquí para ver el enlace al Informe del IPCC (solo disponible en inglés)

Mire este video sobre el calentamiento global:

Teresa Kotturan, SCN, es la Representante de la Federación de Hermanas de la Caridad ante la ONU.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This