El Papa Francisco sigue, en “Laudato Si, sobre el cuidado de la casa común”, la línea de muchos de sus predecesores en la promoción de la doctrina social católica. Lo significativo del enfoque del papa Francisco es que enfoca la doctrina social católica a través del prisma del cuidado del planeta tierra. En lugar de comenzar con las necesidades de los humanos, él sitúa la presentación completa en las palabras de su título, “sobre el cuidado de nuestro hogar común”. Mientras que algunos quieren descartar el tema del medio ambiente por irrelevante para la enseñanza cristiana, el papa Francisco declara enfáticamente que el cuidado de la creación es una parte muy importante de la doctrina social católica.

El Papa Francisco desarrolla varios aspectos importantes en la encíclica, a saber:

  1. Los seres humanos estamos verdaderamente conectados con todos y con todo lo demás en el mundo, incluido el planeta tierra, nuestro hogar común. Para la armonía en el mundo, todas las partes de la creación se necesitan mutuamente.
  2. Es necesario que haya una cooperación mejor entre los aspectos políticos, económicos y culturales de la vida. Si uno domina, otros sufrirán y, al final, todo sufrirá.
  3. Cuando existe esta falta de enfoque en la cooperación y la promoción del bien común, los que más sufren son los pobres, como individuos y como países. Los pobres son los últimos en recibir consideración.

Como vicencianos, cuanto más podamos promover las enseñanzas y recomendaciones prácticas del papa Francisco en esta encíclica, más ayudaremos a quienes viven en la pobreza, no solo en nuestra área local sino también en todo el mundo. Cuanto más hacemos para promover las propuestas económicas, gubernamentales y culturales que hace el papa Francisco, más ayudamos a los pobres en nuestra nación y en todo el mundo a recibir la dignidad que merecen.

Este es otro ejemplo de los vicencianos promoviendo el cambio sistémico. Estamos trabajando para cambiar el sistema con respecto a la relación entre los seres humanos y nuestra casa común, pasando de un sistema de dominación al cuidado. Así también estamos cambiando el sistema de la relación entre los seres humanos, las organizaciones y los pobres en nuestro mundo.

Padre Louis Arceneaux, Congregación Vicenciana de la Misión en Nueva Orleans, LA

Nota del editor:  Este es un grupo de miembros de la Familia Vicenciana que se reúnen regularmente a solicitud de los líderes de sus respectivas ramas. Sus reflexiones no representan la política de la Familia Vicenciana, pero se comparten para estimular nuestra reflexión y acción. Los comentarios son muy apreciados.

Pin It on Pinterest

Share This