Gál 2, 1-2. 7-14; Sal 116; Lc 11, 1-4.

Señor, enséñanos a orar.

En el Evangelio de hoy los discípulos le piden a Jesús: Señor, enséñanos a orar…. La oración es el gran deporte, la gran disciplina del cristiano. Y lo diría el mismo Jesús en el huerto de Getsemaní: Vigilen y oren para que no caigan en tentación. Y él es nuestro mejor entrenador.

Hoy nos ofrece la oración más perfecta, la más antigua y la mejor: el Padre Nuestro. En ella, encontramos los elementos que deben caracterizar toda oración de un auténtico cristiano. Se trata de una oración dirigida a una persona: el Padre de todos; en ella alabamos a Dios y anhelamos la llegada de su Reino; pedimos por nuestras necesidades espirituales y temporales; pedimos perdón por nuestros pecados y ofrecemos el nuestro a quienes nos han ofendido; y finalmente, pedimos las gracias necesarias para permanecer fieles a su voluntad. Todo ello, rezado con humildad y con un profundo espíritu de gratitud.

Ojalá que el Padre Nuestro sea la oración de todas nuestras familias pero, sobre todo, el reflejo de nuestras vidas como cristianos y discípulos de Jesucristo.

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
Autor: Adrián Acosta López, CM

Pin It on Pinterest

Share This