Retrato del arzobispo salvadoreño Óscar Romero (1917-1980) en su residencia en San Salvador, El Salvador, julio de 1979. (Foto de Leif Skoogfors/Corbis via Getty Images)

  • Oscar Arnulfo Romero nació el 15 de agosto de 1917 en Ciudad Barrios, El Salvador.
  • A los 13 años ingresó al seminario.
  • Estudió teología en Roma donde fue ordenado sacerdote el 4 de abril de 1942.
  • Al regresar a El Salvador desempeña distintos ministerios, sobre todo el de párroco.
  • En 1970, el papa Pablo VI lo designó Obispo Auxiliar de San Salvador, y es ordenado en junio de ese año. En 1974 fue nombrado obispo de la diócesis de Santiago de María y en 1977 Arzobispo de San Salvador.
  • En marzo de 1977 fue asesinado el Rutilio Grande, amigo muy cercano de Mons. Romero. Este asesinato se da en medio de una persecución del Estado contra la Iglesia comprometida en las luchas del pueblo.
  • A partir de esa experiencia inicia un cambio en sus posturas frente al régimen del país y adquiere un protagonismo en la defensa de los derechos humanos y la denuncia de los atropellos contra campesinos, obreros y sacerdotes, en el contexto de violencia y represión militar que vivía el país. Sus homilías comienzan a transmitirse por la radio; en ellas denunciaba la violencia tanto del gobierno militar como de otros grupos armados.
  • El 2 de febrero de 1980, la Universidad Católica de Lovaina distinguió a Monseñor Romero con el doctorado honoris causa reconociendo su lucha en defensa de los derechos humanos. En esa ocasión Monseñor Romero pronunció un discurso considerado como su testamento profético:

Las mayorías pobres son oprimidas y reprimidas cotidianamente por las estructuras económicas y políticas de nuestro país. Nuestra Iglesia ha sido perseguida en los tres últimos años. Pero no se ha perseguido a cualquier sacerdote ni atacado a cualquier institución. Se ha perseguido y atacado aquella parte de la Iglesia que se ha puesto del lado del pueblo pobre y ha salido en su defensa… El mundo de los pobres nos enseña dónde debe encarnarse la Iglesia para evitar la falsa universalización que termina siempre en connivencia con los poderosos. El mundo de los pobres nos enseña que la liberación llegará cuando los pobres no sólo sean meros destinatarios de los beneficios de gobiernos o de la Iglesia, sino actores y protagonistas de su lucha y de su liberación…”.

  • El 23 de marzo de 1980 (un día antes de su muerte) Monseñor Romero pronunció desde la catedral un llamado al ejército salvadoreño, pidiéndole no matar, conforme a la ley de Dios. Dicha homilía sería la última transmitida por radio y escuchada por miles de salvadoreños.
  • El lunes 24 de marzo de 1980, a las 6:30 pm, aproximadamente, Monseñor Romero fue asesinado mientras celebraba la eucaristía en la capilla del hospital Divina Providencia en San Salvador. Un disparo impactó en su corazón. Tenía 62 años.
  • Treinta y un años después se conoció la identidad del asesino: un Subsargento de la Guardia Nacional, quien recibió la orden de un superior, junto con 114 dólares.
  • El 3 de febrero de 2015 el papa Francisco autorizó el decreto que declaró a Óscar Romero mártir de la Iglesia, asesinado por “odio a la fe”. La beatificación, presidida por el cardenal Angelo Amato, se llevó a cabo en la Plaza Salvador del Mundo de San Salvador el 23 de mayo.
  • El papa Francisco expresó que la beatificación de monseñor Romero “es motivo de gran alegría para los salvadoreños y para cuantos gozamos con el ejemplo de los mejores hijos de la Iglesia… Mons. Romero nos invita al respeto a la vida y a la concordia. Es necesario renunciar a ‘la violencia de la espada’, la del odio, y vivir ‘la violencia del amor’, la que dejó a Cristo clavado en una cruz, la que se hace cada uno para vencer sus egoísmos y para que no haya entre nosotros desigualdades tan crueles. Él supo ver y experimentar en su propia carne el egoísmo que se esconde en quienes no quieren ceder de lo suyo para que alcance a los demás. Y, con corazón de padre, se preocupó de las mayorías pobres, pidiendo a los poderosos que convirtiesen las armas en hoces para el trabajo”.
  • Monseñor Arnulfo Romero será canonizado el 14 de octubre de 2018 en la Plaza de San Pedro.

Hay mártires que lo son por causa de la fe, ‘por odio a la fe’; otros, y especialmente en nuestro Continente Americano, lo son por causa de la justicia”. (Card. Ezzati).

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.

Pin It on Pinterest

Share This