Desde un punto de vista vicenciano: La escucha de Dios

por | Oct 6, 2018 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

La última vez que tuve la oportunidad de escribir algo, la aproveché para reflexionar sobre nuestra necesidad de escuchar. En la semana pasada, mi mente se centró en pensar que Dios nos escuchaba. No me refiero a la forma en que escucha y contesta las oraciones (aunque eso también sería una consideración que vale la pena). No, me refiero a las formas en que escucha los gritos de los pobres. La Carta de Santiago ha provocado esa reflexión, pero permítame comenzar en un lugar diferente.

griffin fb

Conocemos la historia de «la zarza ardiente» y cómo es el comienzo de la revelación del Señor a un pueblo esclavizado en Egipto. El Señor le habla a Moisés:

He presenciado la aflicción de mi pueblo en Egipto y he escuchado su clamor contra sus amos, por lo que sé bien lo que están sufriendo. Por eso he bajado para rescatarlos del poder de los egipcios (Éxodo 3, 7-8).

El Señor atiende al lamento de este pueblo y actúa.

Más adelante en el Libro de Éxodo, al dar los mandamientos, el Señor habla a Moisés y al pueblo:

No maltratarás al forastero, ni le oprimirás, pues forasteros fuisteis vosotros en el país de Egipto. 21. No vejarás a viuda ni a huérfano. 22. Si le vejas y clama a mí, no dejaré de oír su clamor (Éxodo 22, 20-22)

Y esta idea se encuentra en otros lugares. John Foley toma un verso del Salmo 34 y cantamos el estribillo: “El Señor escucha el clamor de los pobres. Bendito sea el Señor ”(vv. 7, 18). Claramente, el Antiguo Testamento enseña que el Señor no abandona ni hace oídos sordos a quienes lo buscan. Ese mensaje encuentra énfasis en una variedad de formas.

Y eso nos lleva a la Carta de Santiago. Sus raíces judías son universalmente reconocidas. Cuando escribe a su congregación, «grita» a los codiciosos ricos:

Mirad; el salario que no habéis pagado a los obreros que segaron vuestros campos está gritando; y los gritos de los segadores han llegado a los oídos del Señor de los ejércitos (Santiago 5, 4).

Nuevamente, aprendemos cómo el Señor enfoca la atención divina en las súplicas de sus hijos más vulnerables. Es una realidad a la que debemos dar alguna consideración.

¿Dudas que el grito de los pobres llegue a los oídos del Señor? Son los gritos de los niños a los que no se les permitirá nacer. Son los gritos de los refugiados e inmigrantes. Son los gritos de quienes no pueden recibir atención médica adecuada. Son los gritos de los que son llevados a la esclavitud humana y el tráfico, los gritos de los que son abusados ​​por su raza, idioma o religión. Cuando estos gritos lleguen a los oídos del Señor, ¿dónde buscará restitución? ¿Dónde derramará su ira? ¿Somos solo inocentes espectadores? ¿Existe algo como ser «inocente» o un «espectador» en la era moderna? ¿Qué nos pedirá el Señor? ¿Qué vamos a decir?

¿Te molesta esta línea de pensamiento? Debería. Ciertamente me da miedo. Como vicenciano, siento la necesidad de responder a las llamadas de los pobres, pero el esfuerzo puede ser muy limitado. Nuestra escritura nos alienta, nos advierte, a ser mejores en nuestra respuesta. Nuestro Dios tiene buen oído.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This