El 27 de septiembre es un día muy especial para la Familia Vicenciana ya que celebramos San Vicente de Paúl.

En esta catequesis os ofrecemos un material para trabajar tanto en los equipos de trabajo como con las personas a las que atendemos.

Introducción Catequesis

El 27 de septiembre, festividad de San Vicente de Paúl, es un día de fiesta para todos nosotros, pero sobre todo para muchas personas.

¿Sabéis para qué personas ha sido especialmente importante San Vicente? (Dejamos un espacio para contestar)

Pues San Vicente fue realmente importante para muchas personas que sufrían a causa de la pobreza, de la violencia y de la injusticia. ¡Qué suerte tenemos al conocer todo lo que ha hecho San Vicente por los más débiles y necesitados! ¿Seremos capaces de imitarlo? Vamos a verlo en esta catequesis.

Vida de San Vicente

Para poder imitar a San Vicente primero vamos a conocer o refrescar nuestros conocimientos sobre su vida, y os invitamos a hacerlo de dos modos, para que elijáis el que más os guste:

La película es una biografía de San Vicente de Paúl, sacerdote que luchó para conseguir la paz y armonía entre los nobles y los plebeyos durante la Peste Negra en Europa. A base de trabajo y caridad intentará vencer todos los obstáculos.

Evangelio

San Vicente era un hombre de acción y oración; el eje de su vida era el evangelio. Por este motivo os proponemos escenificar la parábola del buen samaritano. Repartimos los tres papeles de la parábola: necesitamos un narrador, el maestro de la ley, y a Jesús. Sería estupendo que se lo preparan y profundizaran previamente y la realizaran para el resto del grupo.

NARRADOR: Un maestro de la Ley, que quería ponerlo a prueba, se levantó y le dijo: MAESTRO DE LA LEY: «Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna?» NARRADOR: Jesús le dijo:

JESÚS: «¿Qué está escrito en la Escritura? ¿Qué lees en ella?» NARRADOR: El hombre contestó:

MAESTRO DE LA LEY: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y amarás a tu prójimo como a ti mismo.»

NARRADOR: Jesús le dijo:

JESÚS: «¡Excelente respuesta! Haz eso y vivirás.»

NARRADOR: El otro, que quería justificar su pregunta, replicó: MAESTRO DE LA LEY «¿Y quién es mi prójimo?»

NARRADOR: Jesús empezó a decir:

JESÚS: «Bajaba un hombre por el camino de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos bandidos, que lo despojaron hasta de sus ropas, lo golpearon y se marcharon dejándolo medio muerto. Por casualidad bajaba por ese camino un sacerdote; lo vio, dio un rodeo y siguió. Lo mismo hizo un levita que llegó a ese lugar: lo vio, dio un rodeo y pasó de largo. Un samaritano también pasó por aquel camino y lo vio, pero éste se compadeció de él. Se acercó, curó sus heridas con aceite y vino y se las vendó; después lo montó sobre el animal que traía, lo condujo a una posada y se encargó de cuidarlo. Al día siguiente sacó dos monedas y se las dio al posadero diciéndole: «Cuídalo, y si gastas más, yo te lo pagaré a mi vuelta.»

NARRADOR: Jesús entonces le preguntó:

JESÚS: «Según tu parecer, ¿cuál de estos tres se hizo el prójimo del hombre que cayó en manos de los salteadores?»

NARRADOR: El maestro de la Ley contestó:

MAESTRO DE LA LEY: «El que se mostró compasivo con él.» NARRADOR: Y Jesús le dijo:

JESÚS : «Vete y haz tú lo mismo.»

Reflexionamos sobre el Evangelio

Este es el camino que Jesús nos muestra, este es el camino que San Vicente de Paúl recorrió hacia los pobres. Dejamos que el grupo se exprese con las siguientes preguntas:

  • ¿Qué ha ocurrido en la parábola ¿Qué personajes aparecen y que hace cada uno?
  • ¿Qué hace San Vicente como el buen samaritano?

Vamos a profundizar más en que hace San Vicente como el Samaritano (en este momento se exponen los carteles o se realizan)

  • ESCUCHA el grito de quien sufre
  • MIRA a los ojos y se para con el
  • Se CONMUEVE ante su sufrimiento
  • CURA LAS HERIDAS con esmero
  • ACOMPAÑA al que sufre
  • HABLA con amor

Ahora vamos a profundizar en que hago yo como el Buen Samaritano y como San Vicente de Paúl.

Tendremos unos posits preparados y donde podremos escribir nuestra respuesta y colocar en cada cartel, tras compartirla comentar con el grupo la respuesta a estas preguntas:

  • ¿Escucho? ¿Cuándo y cómo escucho a mis compañeros, mi familia, el equipo que trabaja conmigo, etc… ?
  • ¿Miro? ¿Vamos rápido por la vida o nos detenemos a mirarnos a los ojos y pararnos con un amigo, un compañero, etc….? Pon un ejemplo
  • ¿Me conmuevo? ¿Somos capaces de conmovernos antes tantas noticias de sufrimiento de nuestros hermanos, nos conmovemos con las injusticias que asolan nuestro mundo? ¿nos conmovemos ante la violencia que sufren nuestros hermanos? ¿Qué es lo que más te conmueve en este momento?
  • ¿Soy capaz de curar las heridas? ¿Cómo y cuándo?
  • ¿Acompaño al que sufre o me creo que soy el único merecedor de compañía, me creo que soy el único que sufre? ¿Acompaño a mis compañeros, a mi familia, a los que me rodean en mí día a día?
  • ¿Soy una compañía agradable para los demás?
  • ¿Hablamos a nuestros hermanos con amor o lo hacemos con desprecio? ¿Cuál es nuestro lenguaje? ¿el lenguaje del amor, del evangelio? ¿del odio, de la ira, del pasotismo?

Oración (todos juntos)

Aquí estamos Señor, con todo lo que somos y vivimos. Tenemos deseos de encontrarte, de sentir tu fuerza.
Queremos descubrir tu manera de ver las cosas, de mirar a las personas. Ante ti traemos nuestras vidas con todos los dones.
Que Tú nos has dado para ponerlos al servicio de los demás. Queremos que nuestro corazón y nuestros pies se pongan en camino.
Hacia quien nos necesite como lo hizo el Samaritano, como lo hizo San Vicente.

Señor Jesús, Tú que quisiste hacerte pobre,
haz que tengamos ojos y corazón para los pobres; y que te reconozcamos a Ti en ellos;
en su sed, en su hambre, en su soledad, en su desventura.

Suscita en nuestra Familia Vicentina la unidad, la sencillez, la humildad
y el fuego de la caridad
que abrasó a San Vicente de Paúl

Danos fortaleza para que, fieles a la práctica de estas virtudes, podamos contemplarte y servirte en la persona de los pobres y un día unirnos a Ti y a ellos en tu Reino.

Amén.

Anexo

Os adjuntamos otras dinámicas por si os son de utilidad

Canciones San Vicente de Paul:

Ixcís:

Tras las huellas:

Corazón de San Vicente:

Con letra:

Enseñamos a amar

Fuente: http://socialhcp.es/

 

Pin It on Pinterest

Share This