1Co 9, 16-19.22-27; Sal 83; Lc 6, 39-42.

“¿Puede un ciego guiar a otro ciego?”

Hoy Jesús nos deja claro que él es un maestro con una doctrina de fundamentos sólidos, en contraposición a los jefes de los judíos. En la parábola de los ciegos que guían a otros ciegos nos invita a examinar nuestro modo de actuar en relación con las personas. Siempre es más fácil reconocer las cualidades, defectos, éxitos y fracasos en los demás, pero de acuerdo a la parábola de Jesús, el primer paso para ayudar a nuestros hermanos está en comenzar con nosotros mismos, sin buscar comparaciones o justificaciones. No seamos como esos falsos maestros que engañan a la gente aparentando que guían, que enseñan y que ayudan; no imitemos ni sigamos ese ejemplo, seamos sinceros y transparentes. Así como todos podemos caer en las apariencias de hacer, de enseñar o ayudar, también corremos el riesgo de aparentar que nos dejamos guiar, enseñar o ayudar. ¿Y tú, qué tan sincero y transparentes eres?

Hoy vale la pena preguntarnos cuáles son esas “pajas o vigas” que llevamos en nuestros ojos,

¿Cuánto nos conocemos a nosotros mismos? Pues sólo en la medida que nos vayamos reconociendo y aceptando, podremos ayudar a los otros.

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
Autora: Luz María Ramírez González

Pin It on Pinterest

Share This