últimas noticias sobre el COVID-19

Dentro del corazón se encuentra lo decisivo

por | Ago 30, 2018 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Jesús nos llama a aprender de él, pues es manso y humilde de corazón.  Por lo que sale de dentro de nuestros corazones nos revelamos o verdaderos o falsos discípulos.

Ponen en cuestión los fariseos y los escribas la observancia religiosa de los discípulos de Jesús.  Y éste, que sabe lo que hay dentro de cada persona, responde en seguida a los inquisidores.  Les llama hipócritas, pues honran a Dios con los labios, pero sus corazones están lejos de él.  Y falsa les resulta su religión, poniendo ellos tradiciones y preceptos humanos por encima de los mandamientos de Dios.

Es decir, son sepulcros blanqueados los fariseos y los escribas, hermosos por fuera.  Pero por dentro están llenos de huesos de los muertos y podredumbre.  Los fariseos y los escribas parecen ser justos por fuera.  Por dentro, sin embargo, están llenos de codicia y de maldad.

Así que, como aclara Jesús luego, lo decisivo es lo que guardamos en nuestros corazones.  De ahí salen las cosas que indican si somos de él o no.

Y pertenecen seguramente a Jesús los que no obran por egoísmo o por ostentación.  Humildes de corazón, consideran siempre superiores a los demás.  No son de ninguna manera como los que vienen a inquirir con malicia.  Éstos buscan mostrarse superiores a los que no siguen la tradición de los mayores.  Y están maniobrando para colocarse en puestos de poder.

Además, la mansedumbre de los de Jesús se manifiesta en su accesibilidad.  Las palabras que salen de dentro de si mismos purifican y tranquilizan.  Una palabra que sale del corazón es suficiente para llevar a Dios incluso a los más enfadadosos (SV.ES IX: 916).  Sus palabras llevan a la unión, no a la división, aun cuando llaman al pan pan y al vino vino.  No mienten, desde luego, para seguir encumbriendo la maldad que hay dentro.

Los de Jesús buscan también los intereses de los demás.  Es pura su religión:  atienden a los necesitados; no se dejan manchar por el mundo de codicia, opresión y explotación.

Señor Jesús, entregas tu cuerpo y derramas tu sangre por nosotros.  Haz que comulguemos.  De lo contrario, no tendremos vida dentro de nosotros.

2 Septiembre 2018
22º Domingo de T.O. (B)
Dt 4, 1-2. 6-8; Stg 1, 17-18. 21b-22. 27; Mc 7, 1-8. 14-15. 21-23

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This