Ez 28, 1-10; Deut 32; Mt 19, 23-30.

“Los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos”

La conversación que escuchábamos ayer de Jesús con el joven rico ha dado pie a una enseñanza a los discípulos sobre las riquezas.

Los bienes y las riquezas son una fuerte tentación a la hora de discernir sobre qué es lo verdaderamente importante y qué no. Jesús dice que quien las tiene muchas riquezas “difícilmente” entrará al Reino, pero no porque sean malas en sí, sino porque nos ciegan la vista y no nos permiten ver más allá. Los discípulos toman conciencia de aquello a lo que ellos han renunciado a la hora de responder a la llamada del Maestro, por lo que Jesús les promete que “recibirán el ciento por uno y heredarán la vida eterna”.

Ante la Palabra de Dios, nuestra escala de valores tiene que ser sometida a revisión. No sólo los bienes o riquezas, sino también otras cosas, personas… pueden ocupar un “lugar de valor” tan relevante, que no nos permitan alcanzar la propuesta del decálogo:

Amarás al Señor, tu Dios, sobre todas las cosas.

Porque donde está tu tesoro, ahí está tu corazón, nos dice el Señor.

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
Autor: Juan Carlos Reyes Mendoza, cm

Pin It on Pinterest

Share This