J. Patrick Murphy nos habla en su folleto “Mr. Vincent” sobre la colaboración de dos personas excepcionales: Vicente y Luisa.

En Luisa de Marillac, Vicente encontró la socia perfecta para construir su “modelo de negocio” y lograr un cambio que conmocionó al mundo. Luisa, como Vicente, era imperfecta y problemática, pero juntos fueron inspiradores.

Lección: las personas imperfectas son todo lo que tenemos; acéptemoslos como son y trabajemos con ellos.

Durante 35 años viajaron juntos, aprendiendo a conocerse, estimarse y respetarse mutuamente, mientras colaboraban intensamente en el establecimiento de las misiones por toda Francia y en el extranjero. Pero no nos engañemos: experimentaron algunos desacuerdos, tensiones y conflictos que desafiaron su relación.

Tuvieron que trabajar mucho en la colaboración

Tenemos la bendición de conocer los resultados de la intersección de estas dos vidas. En sus últimos años fueron verdaderos colaboradores e iguales. Sin embargo, en los primeros, cualquier colaboración entre estas dos personas, tan diferentes en los antecedentes, experiencias, personalidades y formas de operar, parecía condenada solo a terminar en desastre.

Sor Maggie Reynolds, hija de la caridad de Australia, nos ofrece ideas sobre lo que se necesitó para que su colaboración sea exitosa.

Sus personalidades eran muy diferentes.

Vicente era sociable, flexible, seguro de sí mismo, afectuoso, aventurero, práctico, realista, prudente, paciente, pragmático, observador, encantador, organizado, visionario, temperamental y sabio.

Louise era introvertida, ansiosa, escrupulosa, sensible, reservada, creativa, melancólica, impulsiva, tenaz, impaciente, seria, reflexiva, pensativa, organizada, asertiva, de carácter fuerte y preocupada.

Sus formas de operar eran muy diferentes.

Vicente estaba orientado a la acción y era práctico, un hombre colaborador, organizado, confiado y extrovertido. También fue flexible, adaptable, reflexivo, prudente, objetivo, paciente, constante y un gran trabajador en red.

Louise era resolutiva, pero tenía el don de la persuasión suave. Al igual que Vicente, ella fue colaboradora y organizada, pero también introspectiva y una gran planificadora que prestaba increíble atención a los detalles. Ella era compleja, sensible e impulsiva. Entonces, no es sorprendente que hayan experimentado algunos desacuerdos, tensiones y conflictos que desafiaron su relación.

Sin embargo, su viaje juntos le cambió a ellos mismos, a Francia, a la Iglesia y a la vida religiosa.

[Para más detalles y otros ejemplos, visite el reflejo de Sor Maggie Reynolds, H.C. “Colaboración entre dos personas excepcionales“]

Vemos su dedicación al mismo objetivo, el servicio de Cristo en los pobres que los atraía mutuamente, ya que ambos dieron su vida para seguir las indicaciones de Dios. Eran verdaderos colaboradores e iguales.

¿Qué tiene que decirnos la colaboración entre Vicente y Luisa?

Son una prueba de que, sean cuales sean nuestros antecedentes, sea como sea nuestra personalidad, nuestras experiencias de vida, las pruebas que encontremos en nuestra vida, y cualquier conflicto y tensión que experimentemos, estos no son impedimentos para hacer el bien y alcanzar metas. Vicente y Luisa se presentan ante nosotros como modelos de verdaderos colaboradores en el ministerio, de hecho, para todos los ámbitos de la vida.

Pero aún hay mas. En el corazón de la colaboración, encuentro su verdadero valor, y no es nada menos que la Eucaristía misma. Cristo nos ofrece nueva vida a través de su muerte y resurrección. Así como el pan y el vino de la Eucaristía tuvieron que renunciar a sus propiedades individuales para convertirse en algo más grande que un solo grano o una sola uva, también nosotros entregamos nuestras propiedades individuales.

A medida que trabajamos juntos, aprendemos cómo morir a nosotros y a nuestras formas de hacer las cosas. Experimentamos el poder de Dios trabajando en medio de nosotros, transformándonos lentamente en Su propio Cuerpo y Sangre.

Este es el máximo valor de la colaboración. ¡Que todos nuestros esfuerzos de colaboración lleven a la transformación!

Del mismo modo que Vicente y Luisa aprendieron a colaborar como iguales, también las ramas de la Familia Vicenciana pueden aprender el significado más profundo del lema de AIC/LCUSA “Juntos contra todas las formas de pobreza”… y cambiar la faz de nuestro mundo.

La colaboración es desafiante, lleva mucho tiempo, incluso es frustrante, pero también es confiar en que nuestro tiempo juntos está bien empleado y que nuestros esfuerzos producirán una nueva vida.

Algunas cosas para pensar

  • ¿Cuándo y cómo he colaborado con alguien para hacer algo importante?
  • ¿La gente me ve como una persona colaboradora?
  • ¿Qué aprendí de mis esfuerzos por colaborar con alguien, especialmente con una persona necesitada?

Pin It on Pinterest

Share This