La “Comunidad en Diálogo” ha festejado sus 27 años de una intensa experiencia de acogida y amor que continúa sorprendiendo.

El Padre Matteo, en su saludo, ha recordado a los miles de jóvenes que, en el curso de estos años, no solo han conseguido reinsertarse en la sociedad, sino que se han convertido en una referencia para sus familias y para la misma sociedad respeto a   los aspectos que crean y alimentan el “bienestar” interior y despiertan “nuevas conciencias” en la cultura que ha generado las problemáticas juveniles.

Las numerosas peticiones que llegan al padre Matteo para poder tener esta experiencia humana en numerosos países le han animado, junto a la “Comunidad en Diálogo”, a partir a dichos lugares incluso sin conocer la legua, y ni siquiera un sostenimiento económico, para encontrar a otros jóvenes en dificultades a los que se les pueda abrir el camino, a ellos y sus familias, con amor y dedicación en los centros de rehabilitación, porque “en el centro” está la persona. Así, desde hace 15 años este proyecto se encuentra en Perú, en Colombia hace 10 años, en Ucrania hace 6 años y poco menos de un año en Argentina; y en un futuro próximo estará en República Checa.

Al servicio de la integralidad de la persona humana”: este es el tema elegido por el Padre Matteo para estos 27 años. Aún hoy, el problema de la dependencia no disminuye, es más, el uso de la heroína está en auge

entre los adolescentes; las muertes por sobredosis van en aumento, según confirman las estadísticas europeas. Esto se debe principalmente a que, después de tantos años, todavía no se consigue entender lo que nuestros jóvenes buscan, siempre insatisfechos y descontentos. “Los jóvenes buscan la vida”, dice con fuerza el Padre Matteo, pero no la encuentran porque “quizá en la vida ya poseen todo, menos el amor…”

Durante toda la tarde del día de la celebración, los jóvenes de “la Comunidad”, con  la  sencillez  que les caracteriza,  han comunicado a sus familiares   y a todos los presentes, a través de reflexiones, actuaciones y cantos; el gusto por haber empezado a encontrarse finalmente con ellos mismos dicen en una de sus reflexiones: “Sin depender más de cosas del exterior, ya sean sustancias, estados de ánimo, dependencias afectivas y materiales; sino felices de que el bien que estamos recibiendo  se  está encarnando en nosotros en la medida en  la  que cotidianamente aprendemos a devolverlo”. Un cambio radical en el modo de concebir la existencia de los golpes que sufre el corazón en el uso de sustancias, “cualesquiera sean esas sustancias”, porque la alegría “de vivir con plenitud la propia existencia” es más fuerte ya que toda dificultad y todo temor.

Fue especialmente conmovedor el momento final de la fiesta, en el que todos los nuevos jóvenes, unidos al final de su programa comunitario, han subido al palco junto a sus propios familiares, y nos han contado a todos los presentes sus historias, expresando su gratitud. La alegría impresa en sus rostros ha llegado directamente a nuestros corazones.

Muchos amigos vinieron a compartir  esta  jornada  de “victoria de la vida” (¡que es de lo que se trata!).   El Superior General de la Congregación de la Misión, P. Tomaž Mavrič CM, dio inicio a la jornada con la Santa Misa, concelebrada con el Padre Matteo y otros sacerdotes, y al final de la Eucaristía se ha leído la bendición del Papa. La Diputada de Frosinone, la Doctora Rosaria Amato, había hecho una visita también el día antes a los jóvenes de la Comunidad en Diálogo, y la proyección del vídeo de su saludo y la estima que ha mostrado hacia el coraje y la fuerza que ha visto en los jóvenes, ha dado inicio al momento de fiesta de la tarde. No han faltado las palabras del Procurador Sustituto de la República de Frosinone, el doctor Adolfo Coletta, así como la intervención de Salameh Ashour, Presidente de la Comunidad Palestinense de Roma y la Lazio.

Fuente: Nuntia, Boletín de la Congregación de la Misión, Junio – 2018

 

Pin It on Pinterest

Share This