Evangelio y Vida para el 16 de julio de 2018

por | Jul 16, 2018 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Is 1, 10-17; Sal 49; Mt 10, 34-11,1.

“Quien se aferre a su vida la perderá, quien la pierda por mí la conservará”

¿Cuántas de las cosas que realizas en el día son por amor a Dios? ¿Le ofreces tus pensamientos, palabras y acciones a Jesús al iniciar el día? ¿O te levantas con la premura con la que suele empujarnos “el tener que” o “el deber de”, sin darte la oportunidad de que todas esas maravillas que realizas sean una hermosa obra agradable a Dios y dejas que acaben siendo un montón de acciones hechas sin gusto y sin sentido?

Cuando las acciones sencillas de la vida son ofrecidas a Dios, cambian. Te invito a fijarte en las palabras y promesas que Jesús nos hace el día de hoy: recibir en casa, dar de beber… Muchos han llegado a ser santos porque hicieron de las cosas ordinarias de la vida algo extraordinario. Y hablo de sacerdotes, consagrados, solteros y casados; porque el llamado es para todos, Jesús no excluye a nadie.

Los papás de santa Teresita del niño Jesús (Celia y Luis) han sido el primer matrimonio canonizado, gracias a que llevaron una vida sencilla y ocupada, igual a la nuestra, aprendiendo a centrar su vida de matrimonio en Jesucristo.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Norma Leticia Cortés Cázares

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This