últimas noticias sobre el COVID-19

La crisis de la deuda que se avecina

por | May 31, 2018 | Formación, Presencia en la ONU | 0 comentarios

En 2018 se cumple el décimo aniversario de la crisis financiera mundial. Aunque la economía es, en este momento, robusta, los líderes mundiales deben prestar atención a la advertencia emitida por el Fondo Monetario Internacional sobre el «camino lleno de baches» y tomar medidas inmediatas para evitar otra crisis financiera. Los economistas de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) también han dado la voz de alarma. Esta preocupación fue reiterada en el recientemente concluido Foro de Financiamiento para el Desarrollo en la ONU. La amenaza que hay en el horizonte es el aumento de los niveles de deuda en todo el mundo, lo que crea desafíos para el crecimiento global y las economías sostenibles. Las necesidades de los más vulnerables en nuestras sociedades no están cubiertas.

Según el Informe de estabilidad financiera global del Fondo Monetario Internacional de este año, los países que se beneficiaron del alivio de la deuda, vieron una disminución en su deuda de 2007 a 2014. Pero en los últimos años, las vulnerabilidades de la deuda pública han aumentado por diversas razones: fluctuaciones del mercado, bajos precios de los productos básicos y desastres naturales, y obligan a los países a solicitar préstamos. Más del 45% de los países de bajos ingresos están en alto riesgo o al nivel que tenían antes del alivio de la deuda. Los países están agobiados no solo por la deuda soberana, sino también por la deuda privada/corporativa de los países desarrollados, así como de los acreedores del sector privado. Los países más pobres pagan más dinero por el servicio de su deuda de lo que reciben en ayudas oficiales.

Los niveles de deuda se están volviendo insostenibles en los países tanto en desarrollo como desarrollados. Cuando un país tiene que pagar sus enormes deudas, queda muy poco dinero para implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible (erradicar la pobreza, eliminar el hambre, proporcionar educación y atención médica de calidad, igualdad de género y empoderamiento de las mujeres y las niñas, agua y saneamiento, trabajos decentes y medidas de protección social, etc.) y «no dejar a nadie atrás». Los países agobiados por la deuda también enfrentan desastres naturales imprevistos y lentos impactos en el cambio climático. Es algo muy evidente a partir de las experiencias de las Islas del Caribe. Están en urgente necesidad de alivio de la deuda; necesitan un proceso permanente para abordar sus preocupaciones actuales y las medidas de alivio en caso de desastres futuros.

A corto plazo, es importante proporcionar alivio y reestructuración de la deuda para los países cargados de deudas; es igualmente importante crear prácticas éticas y responsables de préstamos y empréstitos. El documento final del Foro de Financiación para el Desarrollo ve «la importancia de que las reestructuraciones de la deuda sean puntuales, ordenadas, efectivas, justas y se negocien de buena fe. Reiteramos que los deudores y acreedores deben trabajar juntos para prevenir y resolver las situaciones de deuda insostenible». El informe destaca la necesidad de trabajar hacia un consenso mundial sobre las directrices para las responsabilidades de los deudores y acreedores. Si bien los países agobiados por la deuda tienen la responsabilidad de fortalecer su capacidad para monitorear el desarrollo de la deuda y administrarla, los acreedores deben hacer que sus términos y condiciones de préstamo sean transparentes, directos y fáciles de seguir.

La sostenibilidad de la deuda es muy importante para el desarrollo de los países atrapados en la carga de la deuda. En el pasado, en el Club de París (un grupo de grandes países acreedores cuyo papel es encontrar soluciones coordinadas y sostenibles a las dificultades de pago experimentadas por los países deudores), las soluciones adoptaron la forma de reprogramación, alivio de la deuda mediante aplazamiento o reprogramación en condiciones favorables, reducción de las obligaciones del servicio de la deuda, etc. El FMI y el Banco Mundial otorgaron alivio de la deuda a algunos países mediante la Iniciativa en favor de los países pobres muy endeudados (PPME) . En realidad, no es un alivio de la deuda, sino que lleva el servicio de la deuda a un nivel sostenible.

Hasta el momento, ninguna institución financiera internacional ha iniciado ninguna reestructuración de la deuda. Según Jubilee USA, «está surgiendo un consenso sobre la necesidad de un proceso de alivio de la deuda para las islas del Caribe, para protegerlas de huracanes y desastres naturales».

Tenemos un imperativo moral en nombre de nuestras hermanas y hermanos para abogar por el Alivio de la Deuda. Levítico 25:10 llama a «proclamar la libertad por todas las tierras y a todos sus habitantes, será un jubileo para ustedes». Los grupos de fe han desempeñado un papel importante en el movimiento de alivio de la deuda en el pasado y continúan haciéndolo. Existe una necesidad urgente de prevenir una crisis de deuda en el futuro a través de la reforma de las instituciones financieras internacionales para crear una economía global que promueva el bienestar de los más humildes entre nosotros. Junto con el alivio de la deuda, tenemos que abogar por la creación de principios de préstamos y empréstitos responsables para proteger a los países de ser vulnerables y por la transparencia y la rendición de cuentas del acreedor y los socios prestamistas.

Teresa Kotturan, SCN es la representante de la Federación de Hermanas de la Caridad ante la ONU.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This