Solía ​​temer predicar el Domingo de la Santísima Trinidad. Ahora deseo que llegue.

Crecí en una época en la que el teólogo más famoso del siglo pasado, Karl Rahner, se preguntaba que, si la Trinidad se eliminase de nuestro vocabulario, alguien lo notaría.

También recuerdo mi desconcierto ante la pregunta: “¿Debería orar a Jesús, al Espíritu o al Padre?” Cuando me enfrenté por primera vez a esa pregunta hace medio siglo, ya tenía la cabeza llena con la sofisticada teología que uno aprende en el seminario. Ahora me hacían una pregunta de “corazón”. Esa pregunta me hizo pensar. ¿A quién le rezaba yo?

Pero tengo un nuevo problema. Mi mente gira con tantas cosas que decir y mi corazón se desborda al darme cuenta de que estamos hechos a la imagen y semejanza de un Dios que se nos revela como comunidad.

Hay mucho que quiero decir. Pero veamos lo que algunos escritores populares tienen que decir.

La oración de Richard Rohr “Te llamamos …”

Richard Rohr ha estado usando la oración durante unos 20 años, más recientemente en su libro ‘The Divine Dance: The Trinity and Your Transformation” [La danza divina: la trinidad y tu transformación]

Dios por nosotros, te llamamos “Padre”.
Dios junto a nosotros, te llamamos “Jesús”.
Dios dentro de nosotros, te llamamos “Espíritu Santo”.
Juntos, tú eres el Misterio Eterno
que habilita, envuelve y anima a todas las cosas,
Incluso a nosotros e incluso a mí.
Ningún nombre alcanza tu bondad y grandeza.
Solo podemos ver quién eres en lo que es.
Te pedimos tal perfección en la mirada:
Como era en el principio, es ahora y siempre lo será.
Amén.

A lo que yo digo: “¡Que la Iglesia diga Amén!”

Somos iconos de la Trinidad

Y luego está la homilía del diácono Greg Kandra, que dijo lo siguiente:

¡Qué regalo tan increíble! ¡Qué increíble responsabilidad! Pensemos tan solo en lo que significa ese simple gesto de la señal de la cruz.
Tocamos nuestras cabezas para el Padre: aquel que nos creó por su mera idea, su más pensamiento más pequeño. Aquí es donde comenzamos, en la mente de Dios.
Tocamos nuestros corazones por el Hijo: aquel cuyo amor incesante lo llevó a la cruz, y que también nos enseñó a amar a través de su Sagrado Corazón.
Nos tocamos los hombros por el Espíritu Santo: el que nos da fuerza y ​​nos lleva sobre sus hombros (sobre sus alas, si así lo deseas), y nos capacita para ser los brazos de Dios trabajando en la tierra.

Solo estas tres frases proporcionan inspiración para al menos tres homilías. Con la última frase, pensemos en Vicente pidiéndonos que amemos a Dios con la fuerza de nuestros brazos.

Cuando hacemos la señal de la cruz y rezamos la señal de la cruz con esas palabras, nos convertimos a nosotros en una ofrenda y una oración. Encarnamos lo que la Trinidad representa. Y buscamos llevarlo, con nuestras vidas y con nuestras acciones, a todos aquellos con quienes nos encontramos. Lo hacemos en nombre de Dios: en nombre de todo lo que Él es, de todo lo que hace.

Y ni siquiera he mencionado que estemos hechos a la imagen de la semejanza de Dios: un Dios revelado como comunión. ¡Cuanto más construimos comunidad, más nos convertimos en imagen y semejanza de Dios!

Algo sobre lo que pensar:

  • ¿Qué pasaría si viviésemos el misterio de la comunión trinitaria en lugar de solo reflexionar y disertar sobre él?
  • ¿Nos damos cuenta de que vivir el misterio de Dios como una comunión de personas, tiene el potencial de cambiarlo todo?

Pin It on Pinterest

Share This