“Si alguno quiere ser el primero, que sea el servidor de todos”

Sant 4, 1-10; Sal 54; Mc 9, 30-37.

Ante la discusión de los discípulos sobre “quién de ellos era el más importante, Jesús se sentó, llamó a los doce y les dijo: si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”. Enseñanza contraria a lo que nos invita el mundo: estar por encima de los demás, cueste lo que cueste, poner nuestro bienestar y nuestra voluntad por encima de los demás, buscar que nos sirvan como señal de autoridad y superioridad.

Es curioso cómo el evangelio resalta que Jesús se sentó y llamó a los doce. Cuando alguien tiene algo realmente importante que transmitir, se sienta y toma su tiempo, lo que se va a decir realmente amerita hacer una pausa en la vida, tanto para quien da el mensaje como para quien lo recibe. Llama a la totalidad de los apóstoles para que tomen nota de lo que va a transmitirles.

Gran enseñanza transmite a sus discípulos, que luego serán autoridad para las primeras comunidades cristianas. Mensaje que vale también para los padres de familia, los gobernantes y los que tienen algún cargo de autoridad en la iglesia o en la sociedad.

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
Autor: Jesús Santoyo Mondragón, cm

Pin It on Pinterest

Share This