En el 50 aniversario de la fundación de la parroquia de San Juan Bautista en Sant’Eufemia (Italia), el Señor ha bendecido a esta comunidad con el nacimiento del primer grupo de JMV en Calabria.

Realmente tenemos suerte porque también hemos cumplido con invitación de nuestro Padre General durante el año jubilar del 400 aniversario del carisma vicenciano, cuando nos invitó a atraer nuevos miembros a la Familia Vicenciana. En nuestra pequeña comunidad parroquial se ha materializado este llamamiento con el nacimiento de un grupo de preadolescentes que quieren vivir en simplicidad el carisma de San Vicente.

Los días 28 y 29 de abril, la parroquia de San Juan Bautista en Santa Eufemia acogió a un grupo de jóvenes de los grupos de Juventudes Marianas Vicencianas de Nápoles y Catania, invitados a convivir con el recién creado grupo de JMV de Lamezia; fue un momento para compartir, de oración y también de mucha diversión. La reunión comenzó el sábado por la tarde, cuando se congregaron los miembros de los diversos grupos, sin prestar atención a las diferencias de edad entre los más jóvenes y los adolescentes, fascinados por el trabajo en equipo y la foramción. Los jóvenes han trabajado juntos en una reunión dinámica, analizando y siguiendo los pasos que conducen a la santidad, guiados por las palabras de la exhortación del Papa Francisco “Gaudete et Exsultate”. No hay nada más actual que la santidad y los jóvenes y adolescentes de JMV lo han entendido muy bien: todos nosotros podemos ser santo, incluso si el camino hacia la santidad no es sencillo. Los pasos que conducen a la santidad son el Amor (que es punto de partida y llegada), la Libertad, la Confianza, la Escucha, el Perdón, la Acogida y la Esperanza que nos devuelven al Amor, una condición indispensable de la vida. A la formación le siguió un tiempo de celebración con juegos y música, aunque la verdadera fiesta se tuvo en la celebración de la eucaristía el domingo 29, en el que los niños y jóvenes del nuevo grupo de JMV de Lamezia recibieron el pañuelo azul, sello de quien ha elegido recorrer el camino de la caridad, guiado por la luz de María y las acciones de San Vicente de Paúl. El presidente nacional de JMV, Alessandro Guariniello, entregó los pañuelos, compartidos con entusiasmo con los niños durante todo momento en los dos días. No sólo los niños recibieron el pañuelo, sino también los animadores Valentina, Barbara, Christina y Mariarosa que decidieron decir sí y colaborar en la creación y construcción de este grupo hecho de piedras vivas: los jóvenes, sin los cuales nada de todo esto sería posible.

Todo ha sido posible gracias a los animadores del grupo de Catania, Emilia y Martina, que transmitieron a los animadores y jóvenes la alegría de ser parte del grupo y la experiencia de sus muchos años en JMV, de la cual solo podemos aprender a nunca darse por vencido. Gracias a la apasionada Hermana Imma y al carismático Padre Mario, consejeros espirituales importantes para toda la JMV. Gracias también al P. Giuseppe Martinelli, párroco que creyó que crear este grupo en la parroquia de San Juan Bautista era indispensable, creía mucho en él y ahora aquí está, ¡JMV Lamezia nació!

El 29 de abril de 2018 marca el nacimiento de la Juventud Mariana Vicenciana en Lamezia, el primer testimonio en toda Calabria. Esta fecha es un gran punto de partida para el camino de la caridad y de la hermandad quizás no sencillo, como lo es el camino hacia la santidad, pero sin duda menos peligroso si se comparte con otros hermanos. “Esforcémonos, por tanto, en ser sensibles al sufrimiento y la miseria del prójimo”. Son las palabras de San Vicente que nos invita siempre a ofrecer los ojos, los oídos, las manos y el corazón a nuestro hermano, para vivir una vida santa y caritativa vida hecha de amor y acciones concretas. Así, el grupo naciente de JMV Lamezia, ahora lleno de determinación y entusiasmo, promete crecer más y más para llevar adelante el mensaje de San Vicente: la caridad es amor.

Barbara Milone

Pin It on Pinterest

Share This