Cuando las cosas son importantes para nosotros, rezamos. Quizás deberíamos preguntarnos cuándo fue la última vez que oramos por el éxito de los cambios sistémicos.

Si se necesitan cambios sistémicos para hacer posible salir de la pobreza, ¿no deberíamos rezar por estos cambios sistémicos?

Una pregunta para la Familia Vicenciana hoy … ¿Oramos por el cambio sistémico necesario para que todos puedan tener comida, ropa, refugio y vivir en un mundo que reconozca en sus estructuras que somos hermanos y hermanas?

Si no, tómese unos minutos para preguntar ¿por qué no?

Quizás la siguiente oración nos ayude a orar por un cambio sistémico.

Oración para Vicencianos a punto de involucrarse en un proceso de cambio sistémico

Que Dios esté con nosotros mientras servimos a los necesitados.

Que podamos encontrar formas creativas para ayudarlos a ser independientes.

Que oremos por la unidad entre los Vicencianos en todo el mundo.

Que podamos explorar nuevas formas de enseñar y aprender de aquellos a quienes servimos.

Oremos para que el Espíritu Santo nos guíe en el camino vicenciano para acabar con la pobreza tal como la conocemos ahora.

Que podamos encontrar valor y resistencia para mejorar los sistemas estructurales que mantienen a nuestros amigos los necesitados en su lugar en la parte inferior de la escalera.

Que podamos estar con ellos y para ellos en sus luchas por la justicia, en el cuidado que se les brinda por y para ellos.

Que Dios nos bendiga a todos, sabiendo que todos estamos haciendo nuestra parte para mejorar el sistema de cuidado para aquellos que lo necesitan.

También podemos recordar con cuánta frecuencia se nos pide orar:

  • Mateo 24, 42:
    Estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor.
  • Lucas 18, 1:
    Les decía una parábola para enseñarles que es necesario orar siempre, sin desfallecer.
  • Hechos 1, 14:
    Todos ellos perseveraban unánimes en la oración, junto con algunas mujeres y María, la madre de Jesús, y con sus hermanos.
  • Romanos 8, 26:
    Del mismo modo, el Espíritu acude en ayuda de nuestra debilidad, pues nosotros no sabemos pedir como conviene; pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables.
  • Filipenses 4, 6:
    Nada os preocupe; sino que, en toda ocasión, en la oración y en la súplica, con acción de gracias, vuestras peticiones sean presentadas a Dios.
  • Colosenses 1, 3:
    Damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, orando siempre por vosotros,
  • Colosenses 1, 4:
    al tener noticia de vuestra fe en Cristo Jesús y del amor que tenéis a todos los santos–
  • Colosenses 4, 2:
    Sed constantes en la oración; que ella os mantenga en vela, dando gracias a Dios.
  • 1 Tesalonicenses 5, 17:
    orad sin cesar,
  • 1 Timoteo 2, 1:
    Ruego, pues, lo primero de todo, que se hagan súplicas, oraciones, peticiones, acciones de gracias, por toda la humanidad.
  • Judas 1, 20:
    En cambio, vosotros, queridos míos, basándoos en vuestra santísima fe y orando movidos por el Espíritu Santo, manteneos en el amor de Dios, aguardando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para la vida eterna.

Pin It on Pinterest

Share This