Hch 6, 8-15; Sal 118; Jn 6, 22-29.

¿Cómo podremos ocuparnos en los trabajos que Dios quiere?”

¿Cómo puedo hacer yo la voluntad de Dios?… y ellos estaban esperando que Cristo les dijera: Los trabajos que Dios quiere son: ayunar, orar, hacer el bien, cumplir la ley o cosas parecidas. Sin embargo, él les dice: “Este es el trabajo que Dios quiere: que crean en el que él ha enviado”.

Es admirable ver cómo Jesús les va conduciendo con paciencia hacia la verdadera fe a partir de las apetencias meramente humanas como el pan para saciar el hambre o el mesianismo humano y político que buscaba Pedro. También nosotros deberíamos ayudar a nuestros hermanos, jóvenes y mayores, a llegar a captar cómo Jesús es la respuesta de Dios a todos nuestros deseos y valores.

El hombre de hoy busca felicidad, seguridad, vida y verdad. Como la gente de Cafarnaúm, anda bastante desconcertado, busca y no encuentra respuesta al sentido de su vida. A veces tenemos una concepción pobre de la fe cristiana, por temor o por un sentido meramente de precepto o por interés. Algunos buscan a Dios por los favores que de él esperan, sin buscarle a él mismo. Si nosotros los cristianos, con nuestra palabra y nuestras obras, les ayudamos y les evangelizamos, pueden llegar a entender que la respuesta se llama Jesús.

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
Autor: Juan Rodríguez Gaucín, cm

Pin It on Pinterest

Share This