¡Todos conocemos las palabras “tengo un sueño”! Menos familiares son las palabras de los Hechos de los Apóstoles: “tus hijos y tus hijas profetizarán, y tus jóvenes verán visiones, y tus ancianos soñarán sueños”. (Hechos 2, 17) “¿Alguna vez hemos conectado estos sueños con los sueños de Federico Ozanam, San Vicente… y los nuestros?

Hace unos días (el 4 de abril) se celebró el 50 aniversario del asesinato de Martin Luther King. Él tuvo un sueño y lo expresó de varias maneras. ¡Casi 200 años antes, Federico Ozanam también tuvo un sueño! Él y su amigo Léonce Curnier intercambiaron cartas sobre el sueño de Federico de “abrazar al mundo en una red de caridad”. Hoy, ese sueño es literalmente una realidad. La Sociedad de San Vicente de Paúl está establecida en más de 150 países de todo el mundo.

Su sueño hundía sus raíces en San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac. Se ha expandido mucho más allá de la Sociedad para incluir a más de un millón de seguidores de Vicente y Luisa, en más de 200 ramas de la Familia Vicenciana mundial. Estos números no incluyen el número creciente de personas que caminan en el camino de Vicente y Luisa, a pesar de no estar afiliados a ningún grupo.

Cada uno de las ramas organizadas resume sus sueños con sus lemas: “Me ha enviado a evangelizar a los pobres”, “La caridad de Cristo me urge”, “Ningún acto de caridad es ajeno a la Sociedad”, etc. Independientemente de si usted pertenece o no a una rama organizada de la Familia Vicenciana, ¿cómo expresaría su lema? (Personalmente me gustan las palabras de Vicenta: “Dejen que el amor ilumine mi marco mortal hasta que otros atrapen la llama viviente”).

Una llamada a soñar

Mientras celebramos los sueños de Martin Luther King, Federico Ozanam, Vicente y otros innumerables soñadores, recordemos que sin sueños el pueblo muere (Proverbios 29, 18) y oremos por el espíritu de Hechos 2, 17 donde “tus hijos y tus hijas profetizarán, y vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños”.

  • ¿Tu sueño aún está vivo?
  • ¿Cómo lo expresarías en palabras?

Servicio de oración – Sueña sueños con Vicente de Paúl y Luisa de Marillac, ¡que nuestros sueños se multipliquen!

Pin It on Pinterest

Share This