Ez 47, 1-9. 12; Sal 45; Jn 5, 1-16.

“Levántate, recoge tu camilla y vete”

El evangelio de este día presenta a un hombre que llevaba 38 años enfermo, impedido de caminar. Jesús se acercó y le preguntó ¿Quieres curarte?

No se trata de una pregunta obvia, que incluso lastime la dignidad del enfermo, es una de aquellas preguntas que el evangelio ha colocado con mucho esmero para hacernos pensar hondamente.

Después de tiempo uno deja de asombrarse, y a veces de anhelar otro modo de vida. El riesgo es acostumbrarnos y hasta aceptar como voluntad de Dios lo que no lo es, como sucede con la violencia que azota fuerte a nuestro país; dejar de preocuparnos por los números de víctimas, pensar que la corrupción es parte de nuestra cultura mexicana, ver aumentar el número de pobres y no cuestionarnos de nada…

A nosotros, también nos pregunta Jesús: ¿quieres curarte? Y añade, “levántate, toma tu camilla y vete”.

Su Palabra nuevamente es la fuerza que necesitamos para echar a andar una vida nueva. Levantarnos, aunque no esté permitido por reglas sociales o cultuales, dejar atrás los miedos y ser sanos a nivel personal y social.

Fuente: “Evangelio y Vida”, comentarios a los evangelios. México.
Autor: Emmanuel Velázquez Mireles, cm

Pin It on Pinterest

Share This