La Espiritualidad Vicentina es una Espiritualidad que emerge del contacto de los pobres. Los dos eventos de Folleville y Chatillon marcaron la vida de San Vicente de Paúl.

Dos episodios que lo conducen desde el principio, en la elaboración de su itinerario de fe, una experiencia de fe centrada en el seguimiento de Jesucristo Evangelizador de los pobres y de Jesucristo Servidor de los pobres.

El punto principal es la experiencia de la Caridad, que se manifiesta por medio de

  • El amor afectivo y efectivo.
  • Una espiritualidad no desencarnada, sino íntimamente dirigida a la acción.

Siguiendo la orientación de nuestro santo fundador San Vicente de Paúl la Familia Vicentina de Panamá se reunió en la Provincia de Chiriquí, Distrito de Boquete para juntos conocer, trabajar y crecer en su espiritualidad en esta ocasión en el marco del Primer Congreso Nacional de Cambio Sistémico, se convocó e invitó a todas las ramas vicentinas y agrupaciones que trabajan en sectores de presencia de los sacerdotes vicentinos y de las Hijas de la Caridad y a los consejos regionales que orientan y trabajan dentro de la Familia Vicentina de Panamá, la acogida e invitación tuvo un gran éxito con la participación de un centenar de miembros honorarios, inscritos, asociados y en proceso de asociación; se realizó del 15 de febrero al 18 de febrero del presente año para experimentar como familia la ayuda solidaria y colaborativa, éste Congreso lleva la finalidad de proporcionar programas de capacitación para asesores y líderes de la Familia Vicentina, introducir o desarrollar la comprensión del Cambio Sistémico como una forma de proporcionar el desarrollo sostenible de los Pobres, compartir las Experiencias en curso, Propagar estrategias de Cambio Sistémico dentro de la Familia Vicentina y profundizar en la Espiritualidad Vicentina.

Los responsables para dicho trabajo Jammes Claffey, Juan Pablo Jácome ambos miembros de la comisión Internacional para Promover el Cambio Sistémico en compañía de Argelys Vega miembro de la comisión Latinoamericana de Cambio Sistémico.

Entre la experiencia de los expositores, la alegría y el dinamismo de los participantes se llegó a la conclusión que debemos seguir formándonos en la Espiritualidad Vicentina para realizar un trabajo más organizado, estructurado para con nuestros amos y señores los pobres, ellos se merecen por dignidad que no improvisemos que seamos responsables del trabajo para con ellos; mejor aún que nuestro trabajo sea un trabajo colaborativo en donde las ramas vicentinas aporten su granito de arena

Reafirmando las dos claves del Cambio Sistémico:

  • Todo está conectado a todo lo demás…nada sucede aisladamente.
  • Pensar sistemáticamente: ver todo, de forma holística, el compuesto de todas las partes que interactúan y afectan uno al otro, para bien o para mal.

Los que trabajan comprometidos con el Cambio Sistémico en el trabajo con los pobres, debemos centrarnos no solo en el problema particular, tal como proporcionar alimentos, por importante que lo sea muchas veces.

La experiencia enseña que las soluciones rápidas, aun cuando sean útiles por un tiempo, son inadecuadas a largo plazo. Yendo más allá de esas soluciones, se debe examinar la situación socio-económica total en la que viven los Pobres, y a continuación se debe intervenir de manera que se modifique su sistema y entorno en su totalidad

Elaborado por Rolando J. Morales R.
Secretario Nacional de Familia Vicentina Panamá

Pin It on Pinterest

Share This