El Tribunal Diocesano dio por terminada la fase de la primera etapa de beatificación del seminarista Jan Havlík, mártir del siglo XX,  quien llevó una vida con olor de santidad, hombre de la palabra, con una profunda piedad mariana, perseverante y amante de la oración. En el 2013 dio inicio la investigación por parte de la Congregación de la Misión sobre su martirio.

Después de cuatro años y ocho meses se dio a conocer la investigación diocesana sobre el  martirio de Jan Havlík y el Tribunal Diocesano dio por terminada la fase de la primera etapa de su beatificación, este acontecimiento se realizó en una reunión pública llevada a cabo el 24 de febrero de 2018, en la parroquia de San Vicente de Paúl en Bratislava, Ružinov.

Jan Havlík, seminarista de la Congregación de la Misión, nació en Dubovce, Eslovaquia, el 12 de febrero de 1928. Terminó la escuela secundaria en 1949 en Banska Bystrika. El 29 de octubre de 1951 fue arrestado junto con otros seminaristas de la Congregación en la ciudad de Nitra, donde durante 16 meses fue torturado por la Policía estatal. Fue condenado a diez años de prisión, en el cumplimiento de la sentencia se introdujo en la literatura religiosa, lo que provocó la prolongación, sin juicio, de la condena por un año más. En prisión fue interrogado, torturado y abandonado sin comida ni abrigo, aún en ese padecimiento de profundo sufrimiento siempre se comportó valientemente. Fue llevado al campo de trabajos forzados de Rovno Jáchymov, donde trabajó en minas de uranio. El último período de encarcelamiento lo cumplió en Valdice. En octubre de 1962, fue liberado, pero con una salud frágil debida al sufrimiento físico y al estrés psíquico vividos; murió el 27 de diciembre de 1965.

El 9 de junio de 2013 comenzó la investigación diocesana sobre su martirio. Después de haber sido estampado el sello de la Oficina del arzobispo en Bratislava, en los documentos que contienen los testimonios de su vida, informes históricos y evaluaciones médicas, éstos fueron enviados a la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano.

El padre Emil Hoffmann, CM, secretario de la Provincia de Eslovaquia de la Congregación de la Misión y vicepostulador de la causa, prestó juramento ante el arzobispo de Bratislava, Monseñor Stanislav Zvolenský y fue enviado al Vaticano con la documentación sobre la vida santa de Jan Havlík. El padre Emil estuvo acompañado por las señoras Danka Mikulova, Alcalde de Dubovce y Katarína Ondrušová, Vicepresidente alcalde de Dubovce.

La Congregación de la Misión vive con gozo esta gran noticia, ya que el seminarista Jan se convierte en ejemplo vocacional y testimonio para muchos jóvenes que desean vivir su vocación misionera al servicio de los pobres, siguiendo los pasos de San Vicente de Paúl.

Fuente: https://www.tkkbs.sk/view.php?cisloclanku=20180224001
Fotos: Katolike noviny/Erika Litvakova

 

Pin It on Pinterest

Share This